¿Brasil en guerra con la FIFA?

La FIFA quiere con vistas al Mundial 2014 que su sede, Brasil, suprima leyes que prevén descuentos en el precio de las entradas y modifique una norma que impide vender alcohol en los estadios

Autor:

Servicio Especial

«Brasil no vencerá a la FIFA», afirmó esta semana Jerome Valcke, secretario general de la entidad del fútbol mundial. Se trata de una nueva embestida contra el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, en el marco de la férrea negociación sobre la Ley General del Mundial 2014.

Utilizando un tono inédito, Valcke anunció que se reunirá en breve con Rousseff y el ministro de Deportes, Aldo Rebelo para negociar la Ley General del Mundial. Las partes  están enfrentadas por el costo de las entradas y la venta de cerveza en los estadios.

«Si esa ley no es aprobada como quiere la FIFA, no organizaremos una buena Copa», advirtió Valcke, quien apuntó a Romario como uno de los «opositores».

«Al final, no habrá vencedores. O hacemos las cosas juntos, o no ganaremos. El Mundial será en Brasil de cualquier forma y queremos que sea bueno», afirmó Valcke.

La FIFA quiere que Brasil suprima leyes nacionales, estatales y municipales que prevén descuentos en el precio de las entradas para los jubilados y estudiantes, además de modificar una norma que impide vender alcohol en los estadios.

Valcke sostuvo que en 2007, cuando Brasil fue electo país sede, se comprometió a cambiar esas normas. Rechazó la acusación del ex futbolista Romario, diputado socialista, de que la FIFA quiere montar un Estado dentro de un Estado.

«Eso me deja triste y perplejo. No hay nada de nuevo en lo que estamos pidiendo. Todo estaba en los documentos firmados en 2007», dijo Valcke en una entrevista publicada en el diario O Estado de Sao Paulo, citada por ANSA.

Sobre la venta de cerveza de su patrocinador Budweiser en los estadios, Valcke dijo que Qatar 2022 y Rusia 2018 ya resolvieron esa cuestión y que en Brasil 2014 la FIFA no dará marcha atrás, a pesar de la resistencia del gobierno.

El nuevo ministro de Deportes, Aldo Rebelo, es conocido por ser un crítico del negocio del fútbol y anticipó que si hay modificaciones en el proyecto de ley del Mundial, estas deberán ser realizadas por la Cámara de Diputados.

Rebelo afirmó que está a favor del descuento de las entradas a los estudiantes, quizá en virtud de su pasado como presidente de la Unión Nacional de Estudiantes.

En septiembre, el ex presidente Lula da Silva había tratado como «cuestión de soberanía» la Ley General del Mundial 2014. Y en el mismo sentido se pronunció Romario, enemigo declarado del titular de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeira.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.