Al alcance de los puños

Será el peso mosca Robeisy Ramírez el encargado de iniciar este lunes la faena cubana, cuando enfrente al japonés Katsuaki Susa

Autor:

Raiko Martín

LONDRES.— Transcurrían los días finales del mes de octubre de 2008, cuando la ciudad mexicana de Guadalajara acogía el Campeonato Mundial juvenil de boxeo y un grupo de peleadores cubanos daba riendas a sus sueños de llegar un día a escalar a un ring olímpico para emular las hazañas de sus ídolos.

Cuatro años han transcurrido desde entonces, y el destino premió el esfuerzo de dos de esos jóvenes, quienes en los próximos días cumplirán en esta ciudad el ansiado anhelo de brillar en una cita estival.

De la urbe mexicana salió el santiaguero José Ángel Larduet con su corona, mientras el pinareño Lázaro Álvarez regresaba a casa sin medallas. Pero durante el camino hacia la capital inglesa se intercambiaron los papeles, pues Lázaro consiguió su título universal durante el pasado Mundial absoluto, mientras Larduet fue tercero del planeta en la edición de 2009. Ahora ambos persiguen el mismo objetivo.

«Me siento muy bien preparado y vengo aquí con la única idea de ganar la última pelea», comentó Larduet hace unos días durante el izamiento de la bandera cubana en la Villa Olímpica, cuando aún no se conocía el sorteo de la competencia. Ahora, con muchas más horas sobre el cuadrilátero, la meta no parece una utopía, pero tendrá que salvar varios obstáculos para cumplirla.

El peso completo indómito debutará el próximo martes frente al iraní Alí Mazaheri, y si sale airoso tendrá que pasar una dura prueba frente al experimentado italiano Clemente Russo, subcampeón hace cuatro años en Beijing, pero sin ningún resultado relevante en los últimos tiempos.

Las posibilidades son mucho mejores para Álvarez después de su consagración en el trono de la división pluma en el pasado Mundial. Eso le permitió ser uno de los tres cubanos «sembrados» en el organigrama y con debut fijado también para el martes frente al ganador del pleito entre el estadounidense Joseph Díaz y el ucraniano Pavlo Ishchenko.

El vueltabajero sabe que sus rivales lo miran con respeto, pero no se confía. «Estoy totalmente recuperado de un problema de visión, y realicé un buen trabajo durante el último tramo de la preparación. Aquí hay muy buenos boxeadores, pero estoy listo y con deseos de comenzar», declaró a JR durante un breve intercambio en la zona internacional de la Villa Olímpica.

El sorteo estableció que será el peso mosca Robeisy Ramírez el encargado de iniciar mañana la faena cubana, cuando enfrente al japonés Katsuaki Susa. Como «sembrados» aparecen también el titular universal Julio César La Cruz en los 81 kilogramos, y el ligero Yasniel Toledo. Ninguno de los dos tendrá oponentes en la primera fase y parecen tener el camino más o menos despejado hasta la zona de medallas.

A primera vista, la ruta más complicada es la del minimosca Yosbany Veitía, quien debe salir airoso en su primer combate frente al australiano Billy Ward, pero luego enfrentará al experimentado chino Shiming Zou, dos veces campeón mundial y vigente monarca olímpico.

Tampoco se podrá descuidar el súper completo Erislandy Savón, quien debuta el 1ro. de agosto frente al subcampeón mundial e ídolo local, Anthony Joshua.

En términos generales, la distribución de los combates dejó a los elencos de Ucrania e Italia como los más favorecidos con cinco peleadores «sembrados». Mientras, Australia se confirmó como la única nación representada en todas las divisiones.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.