Robeisys encendió la chispa - Deporte

Robeisys encendió la chispa

El jovencito cubano Robeisys Ramírez concretó su ansiado debut absoluto en Juegos Olímpicos con una incontestable victoria de 19-7 sobre el japonés Katsuaki Susa

Autor:

Raiko Martín

LONDRES.— Sobrado, como el más experimentado de los púgiles, se vio al jovencito cubano Robeisys Ramírez sobre el cuadrilátero de la Arena Sur 2, en el gigantesco complejo ExCel de esta ciudad, escenario del torneo de boxeo en estos Juegos Olímpicos.

El peso mosca cienfueguero concretó su ansiado debut absoluto bajo la sombra de los cinco aros tal como lo soñó, con una incontestable victoria de 19-7 sobre el japonés Katsuaki Susa, que sirve de referencia a la escuadra cubana en esta cita.

Suelen los fajadores asiáticos, y más en las divisiones pequeñas, hacer gala de velocidad. Pero esta vez el chico llegado de la tierra del Sol Naciente apenas tuvo recursos para encarar la notable superioridad del cubano.

Un primer round favorable por 5-2 fue el prólogo de un desenlace previsible, aún cuando el fajador cubano se reservara sus mejores golpes para rematar la faena con holgados 7-2 y 7-3.

Efectivos movimientos de esquiva y riposta fueron las armas principales de Robeisys para sentenciar el duelo. Apenas se vio nervioso, a pesar de representar su estreno en estas lides y la responsabilidad de abrir con la mayor amplitud posible la senda victoriosa por la que todos sus compañeros —ahora sentados en la grada para apoyarle— aspiran a transitar durante las próximas veladas.

«Creo que empecé algo lento, pero me sentí muy bien durante todo el combate. Retomé las indicaciones de mis entrenadores desde la esquina y pude conseguir un buen triunfo en esta pelea», comentó el peleador poco después de que el árbitro levantara su mano en señal de victoria.

A pesar de sus 18 años, Robeisys ya cuenta en sus vitrinas con las fajas de un Mundial juvenil, unos Juegos Panamericanos y de la única cita olímpica para la juventud organizada hasta el momento. No es de extrañar entonces su confianza en que este pudiera ser otro torneo de grandes resultados.

«Me he planteado pensar solo en el combate de turno y no me he fijado en el organigrama. Esta es la competencia más importante para cualquier boxeador, pero al final es una competencia igual que otra y voy a pelear con muchos rivales a los que ya he enfrentado», dijo sobre sus futuros obstáculos en el camino hacia el trono olímpico.

El más inminente será el próximo viernes ante el tailandés Chaichai Butdee, quien minutos antes se deshizo con un cómodo 24-10 del turco Selcuk Eker.

Tampoco sus preparadores le han dado más importancia de la debida a la futura ruta del peleador. Tanto Rolando Aceval, jefe de los entrenadores de la escuadra cubana, como el experimentado preparador Raúl Fernández, se mostraron satisfechos con el desempeño de sus pupilos.

«Hemos aprovechado al máximo la preparación realizada para competir aquí, y todos los muchachos están bien, tanto física como psicológicamente, para luchar por el título. Solo falta el momento de que pongan sobre el ring toda su maestría para alcanzar los buenos resultados», fue la valoración de Aceval, quien aquí debuta en torneos olímpicos con las riendas de una selección cubana, pues antes lo hizo con España e Irán.

Para hoy están programadas las siguientes dos presentaciones de boxeadores cubanos en esta lid. En la división que abrirá la cartelera del día, el minimosca Yosbany Veitía tendrá en la esquina opuesta al australiano Billy Ward. Mientras, en esa misma sesión matutina —hora de Cuba—, el ligero welter Roniel Iglesias hará su primera incursión cruzando guantes con el colombiano César Villarraga.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.