El salto del ángel

La cubana Yarisley Silva levantó suspiros de asombro este lunes en las gradas al culminar segunda en la pértiga y conquistar la primera medalla olímpica para Cuba en esta especialidad

Autor:

Juventud Rebelde

Londres.— Voy a escribirlo despacio porque todavía no lo creo: la pertiguista cubana Yarisley Silva ganó este lunes la medalla de plata en los Juegos Olímpicos, con salto de 4,75 metros. «Amazing (sorprendente)», «Wonderful (maravilloso)», «unbelievable (increíble)», nos decía la gente mientras bajábamos corriendo hacia la zona mixta del estadio.

Fue la prueba más seguida de la jornada, pues la rusa Elena Isinbaeva buscaba su tercera corona olímpica, algo que no ha conseguido ninguna atleta, sin contar los tres títulos de Evelyn Ashford en el relevo de 4x100 metros.

Pero no era la noche de Isinbaeva, quien después reveló estar lastimada en el muslo izquierdo, aunque esperaba la victoria. La rusa solo pudo saltar 4,70 metros y quedó por debajo de Yarisley y de la estadounidense Jennifer Suhr, quien se llevó el oro y mejoró su plata de hace cuatro años.

Poco a poco, la cubana fue levantando suspiros de asombro en las gradas hasta igualar su récord nacional. Tuvo la medalla de oro al alcance si saltaba 4,80 metros, pero era pedirle demasiado.

«La competencia fue muy dura. Hacía frío y el viento molestaba, así que necesitaba concentrarme muy bien. Además, todavía no estoy adaptada a la nueva pértiga», explicó Yarisley.

«Estoy muy feliz y orgullosa de esta medalla. Me he superado a mí misma en los últimos dos años y eso me da tranquilidad. Hoy el momento más emocionante fue cuando salté 4,75 metros», confesó.

Los periodistas brasileños le preguntaron por la ausencia de Fabiana Murer, los rusos por su rivalidad con Isinbaeva y así tuvo muchos micrófonos delante. Pero respondió todas las inquietudes con voz serena. «Ya pasó lo peor», bromeó la vueltabajera.

Nos acordamos del frío después, cuando bajaron las emociones, porque salimos del estadio con la sangre caliente todavía. Fue una noche mágica para Latinoamérica, pues también se empinó el dominicano Félix Sánchez en los 400 metros con vallas.

Súper Félix renació con su mejor tiempo del año (47.63 segundos) y se llevó el título por delante del estadounidense Michael Tinsley (47.91) y del puertorriqueño Javier Culson (48.10).

Los estadounidenses Angelo Taylor (48.25) y Kerron Clement (49.15), primero y segundo hace cuatro años en Beijing, anclaron ahora en los puestos cinco y ocho, respectivamente.

En otra final de alto voltaje, el campeón mundial granadino Kirani James dominó los 400 metros planos con tiempo de 43.94 segundos, récord para su país. Detrás llegaron el dominicano Luguelin Santos (44.46) y el trinitario Lalonde Gordon (44.52, marca personal).

Curiosamente, Estados Unidos no sacó nada esta vez después de copar todo el podio hace cuatro años en Beijing. ¿Qué les parece?

En los 3000 metros steeplechase triunfó la campeona mundial rusa Yuliya Zaripova, con tope personal de 9.06,72 minutos. Después cruzaron la meta la tunecina Habiba Ghribi (9.08,37, récord nacional) y la etiope Sofía Assefa (9.09,84).

Finamente, fuera de la pista llegó otra sorpresa en la impulsión de la bala, pues la bielorrusa Nadzeya Ostapchuk destronó a la neocelandesa Valerie Adams, campeona mundial y monarca en Beijing 2008.

Ostapchuk logró un disparo de 21,36 metros y superó con creces los 20,70 de su rival. En bronce quedó la rusa Evgeniia Kolodko, quien registró marca personal de 20,48. Las cubanas Misleydis González y Mailín Vargas no se incluyeron en la final.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.