La lucha continúa

Los gladiadores cubanos del estilo grecorromano tendrán que esperar otros cuatro años para superarse

Autor:

Raiko Martín

LONDRES.— Los gladiadores cubanos del estilo grecorromano tendrán que esperar otros cuatro años para superarse. Como antes sucedió en Beijing, de esta ciudad se van con el título de Mijaín como estandarte, pero con la certeza de haber entregado todo sobre el colchón de la Arena Norte 2, del amplio complejo ExCel.

El hechizo pudo romperse este martes con las incursiones de Pedro Issac en la división de 66 kilogramos y de Yunior Estrada en la de 96. Sin embargo, a ambos les faltó rematar la faena y finalmente claudicaron a las puertas del podio.

Aunque para la historia quedará que tanto Pedro como Yunior terminaron en el quinto escaño de sus respectivas categorías, lo cierto es que cada uno cubrió el trayecto por vías diferentes. Si hay algún denominador común entre ellos, es el hecho de que los dos cedieron por primera vez en el certamen frente a quienes, a la postre, terminaron abrazando la gloria.

El debut de Isaac sirvió de plataforma al sudcoreano Hyeonwoo Kim para lanzar su candidatura al trono. En par de períodos el asiático demostró una superioridad que no le abandonaría a lo largo del camino, y gracias a eso —y a que el cubano había hecho su presentación inicial en octavos de final— tuvimos presencia en las rondas de repechaje.

En esa instancia retomó el aliento Isaac con un 2-0 sobre el armenio Varderesyan, y con otro favorable 2-1 ante el lituano Venckaitis. Solo el francés Guenot aparecía como el último obstáculo a salvar para acceder a la medalla de bronce, pero le fue imposible sortear la mayor experiencia y nivel del galo, campeón olímpico vigente antes de la consagración aquí del luchador sudcoreano.

La ruta crítica de Yunior fue bien distinta, pues sorteó con fortuna los retos del checo Vala (2-0) y el tunecino Ayari (2-0), antes de tropezar en semifinales por (0-2) con el iraní Ghasem Rezaei, quien a partir de ahora será reconocido como el monarca de esta categoría.

En la discusión del bronce no pudo el camagüeyano poner en práctica su estrategia, y el premio terminó en el cuello del armenio Aleksanyan. «Se me escapó la pelea en el segundo período, cuando intenté moverme más para tratar de marcarle por arriba, ya que en la posición de cuatro puntos me es más difícil pues son más fuertes que yo. Quedé desequilibrado, y aprovechó para sacarme del colchón», comentó en la zona mixta Yunior, quien hace cuatro años incursionó en la división inferior y concluyó en el décimo escaño.

Luchar teniendo en cuenta sus debilidades siempre fue el plan. «Intenté atacarlos mucho desde arriba para que llegaran cansados cuando tuvieran que trabajar abajo», explicó el también titular continental.

Para Pedro Val, jefe de entrenadores del equipo cubano, la competencia fue muy exigente. «Issac pudo venir de menos a más. Creo que no estuvo muy bien en el primer combate, pero luego se recuperó. Yunior también hizo un esfuerzo enorme, pero ambos enfrentaron a rivales de gran nivel, y desafortunadamente no pudimos mejorar el anterior desempeño. Eso siempre nos dejará insatisfechos», enfatizó el experimentado preparador al pasar revista a la actuación de sus pupilos.

El vacío en el colchón será llenado a partir de ahora por los luchadores del estilo libre. Hoy será la primera fecha y en ella debutará en estas lides la titular panamericana Katerine Videaux en la división de 63 kilogramos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.