Otra vez el corazón partido

Después de la tragedia vivida por el chino Liu Xiang, la gente aún no estaba curada de espanto y anoche vivimos casi un remake de la misma película

 

Autor:

Juventud Rebelde

Londres.- Después de la tragedia vivida por el chino Liu Xiang, la gente aún no estaba curada de espanto y anoche vivimos casi un remake de la misma película: Dayron Robles comenzó a cojear a mitad del camino y perdió su corona olímpica en los 110 metros con vallas. Desde ahora el nuevo rey es el estadounidense Aries Merritt, quien ganó “sobrado” con el mejor tiempo del año: 12.92 segundos.

Antes de comenzar los Juegos Olímpicos, casi todo el mundo en Cuba estaba escéptico con Dayron. La razón es sencilla: el guantanamero no había tenido una buena temporada y sufrió varias lesiones, mientras Merritt y Xiang lucían en espléndida forma.

Pero súbitamente cambió el panorama: Xiang quedó eliminado por accidente y Dayron ganó las dos carreras que efectuó aquí antes de la final. Incluso, en semis marcó su mejor crono del año (13.10).

Entonces volvieron las ilusiones y ya se esperaba el duelo con ansiedad. Sin embargo, al final salieron los fantasmas y todo terminó de la peor manera.

“Me sentía bien, pero de repente comenzó a molestarme la pierna derecha. Todavía me duele. Por eso estoy verdaderamente disgustado”, dijo Dayron en la zona mixta del estadio, repleta de periodistas curiosos.

“Este año cada vez que le puse intensidad a las cosas apareció una lesión. Primero fue la pierna izquierda y ahora la derecha. Realmente no sé qué pasa”, aclaró.

Ortega se coló

En definitiva, detrás de Merritt cruzó la meta su compatriota Jason Richardson (13.04), y el bronce fue para el jamaicano Hansie Parchment (13.12, récord nacional). El capitalino Orlando Ortega llegó sexto (13.43).

Lógicamente, Ortega estaba muy contento después de la carrera. “Me siento orgulloso. Llegar a una final olímpica es un sueño cumplido. Se lo debo a mi entrenador Santiago Antúnez”, confesó.

“No estoy adaptado a este tipo de competencias y me pareció poco el tiempo de recuperación entre una carrera y otra. Pero en Río 2016 vendrá mi medalla”, aseguró.

Mala suerte

Este miércoles tuvimos otra mala noticia: Lázaro Borges quedó eliminado en las preliminares del salto con pértiga. El muchacho llegó hasta los 5,50 metros, pero cometió más faltas que otros seis atletas clasificados con esa propia marca.

Lazarito tuvo mala suerte, pues se le partió la pértiga en tres pedazos cuando realizaba su primer salto. Ese “detalle” lo sacó de la competencia.

“Es algo inusual, que no te esperas. Perdí la concentración y además tuve que adaptarme a otra pértiga, lo cual afectó mi rutina técnica, porque todas no son iguales. Me siento triste, pues vine con grandes ambiciones”, reconoció.

Por su parte, Yipsi Moreno sí logró clasificarse para la final del martillo. La camagüeyana necesitó un solo envío de 73,95 metros.

En cambio, quedaron en el camino Arasay Thondike  (67,93) y Ariannis Vichy (67,48). Tampoco le fue bien a Guillermo Martínez en la jabalina, eliminado con registro de 80,06 metros.

Finalmente, Leonel Suárez marcha sexto con 4265 puntos al término de la primera fecha del decatlón.

Se rompe un hechizo

Estados Unidos celebró al fin una victoria sobre Jamaica en la velocidad, cuando Allyson Felix ganó cómodamente los 200 metros, por delante de Shelly-Ann Fraser-Pryce.

Allyson marcó 21.88 segundos, en tanto la campeona del hectómetro registró 22.09, el mejor tiempo de su vida en esta distancia. La tercera posición fue para otra norteña: Carmelita Jeter (22.14).

Con este triunfo, las estadounidenses recuperaron un título que no ganaban desde hace 20 años (Barcelona 1992). ¿Qué les parece?

En las restantes finales de la noche, la rusa Natalya Antyukh dominó los 400 metros con vallas (52.70 segundos, marca personal) y la estadounidense Brittney Reese confirmó su favoritismo en el salto largo (7,12 metros).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.