El Clásico baja de peso

El tormento que significó armar el equipo cubano al Clásico Mundial pudiera terminar al mediodía de este miércoles, pero lo vivido aquí parece una simple jaqueca comparado con el «calvario» que enfrentan otros managers con vistas al torneo

Autor:

Juventud Rebelde

Menudo dolor de cabeza deben haber afrontado Víctor Mesa y sus colaboradores para terminar de armar el grupo de los 28 jugadores cubanos que participarán en la tercera versión del Clásico Mundial. Mas el tormento, que pudiera terminar al mediodía de hoy, parece una simple jaqueca comparado con el «calvario» que enfrentan otros managers con vistas al torneo.

Al venezolano Luis Sojo, por ejemplo, le cayeron dos malas noticias casi al mismo tiempo. Por un lado, Félix Hernández declinó la invitación a participar, y la inclusión de Johan Santana pende de un cabello. Perder a la vez dos premios Cy Young de las Grandes Ligas estadounidenses, no es nada fácil de digerir.

Lo del «Rey Félix» es una cuestión estrictamente monetaria. Está a punto de firmar el contrato más alto ofrecido a un lanzador en las Grandes Ligas —175 millones de dólares por siete años—, pero para ello los Marineros de Seattle exigen su ausencia al inminente torneo. A todas luces, la despampanante cifra sometió sus declaradas intenciones de defender la novena vinotinto.

Santana también quiere, pero los Mets de Nueva York no están muy seguros de ponerle la luz verde. Los dueños de la franquicia quieren «exprimir» su último año de contrato, y las molestias sufridas en las más recientes  campañas les pueden servir de pretexto para no correr riesgos. De cualquier manera, Johan tendría que someterse a un chequeo realizado por médicos independientes y los organizadores encontrar una aseguradora que cubra su millonario contrato en caso de lastimarse. ¡Casi nada!

Estas salidas debilitan en algo a la escuadra venezolana, pero no la apartan del pelotón de favoritos. Sojo ya piensa en Aníbal Sánchez, Henderson Álvarez y Carlos Zambrano —todos ligamayoristas— como sus «caballos de batalla» desde el montículo. La confirmación de otros encumbrados como Miguel Cabrera y Pablo Sandoval le aportan seguridad para capear un temporal, cuyas ráfagas ya tocaron al estadounidense Joe Torre con los «desplantes» de Andy Pettite (Yankees de Nueva York) y de Kris Medlen (Bravos de Atlanta), este último por su reciente paternidad. Como si fuera poco, el también premio Cy Young y Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2011, Justin Verlander (Tigres de Detroit), acaba de bajarse del tren norteño. Y el panorama antes del próximo día 20 —fecha de oficialización de nóminas— no parece aclarar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.