El Elo, ¿culpable?

Carlos Rivero González, Comisionado Nacional de Ajedrez, reveló que la ausencia de Leinier Domínguez, el actual campeón de Cuba, se debe a compromisos internacionales que resultan estratégicos para nuestro deporte

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.-Sin los Grandes Maestros (GM) Leinier Domínguez (2723 puntos Elo) y Lázaro Bruzón (2707), el torneo nacional masculino de ajedrez en su versión 50 cedió en espectacularidad y calidad, aunque, en parte, enmienda esa situación el juego combativo que están desarrollando los participantes en la lid.

Concluidas seis rondas, el 70 por ciento de las partidas han tenido un ganador, un hecho poco frecuente en un torneo como este, opinaron especialistas.

Hasta ahora los máximos animadores del torneo son los GM Holden Hernández e Isam Ortiz, líderes con cinco puntos; seguidos por los GM Yunieski Quesada y Yusniel Bacallao, dueños de 4,5 y 3,5 unidades, respectivamente.

Carlos Rivero González, Comisionado Nacional de Ajedrez, reveló que la ausencia de Leinier, el actual campeón de Cuba, se debe a compromisos internacionales que resultan estratégicos para nuestro deporte.

A la pregunta de ¿cuál era específicamente el motivo que le impidió participar?, declinó revelar la causa precisa.

Pero lo que sí aclaró fue que la ausencia de Leinier bajó el coeficiente promedio del torneo, lo cual determinó la ausencia de Bruzón, debido a que si este participaba, prácticamente, hubiera tenido que ganar todas las partidas para evitar perder puntos.

De lo que se trata, argumentó, es de cuidar el Elo a nuestros mejores ajedrecistas y recordó que, según los reglamentos nacionales que rigen el juego ciencia, aquellos que poseen un coeficiente superior a 2650, pueden decidir jugar o no en el evento nacional.

Muy discutible esta norma que deja a la decisión individual una cuestión que va en detrimento del principal torneo de ajedrez del país, y que, además, impide a los seguidores del juego ciencia tener la satisfacción de apreciar a sus exponentes cimeros.

Lógico que existen diferencias entre la fuerza ajedrecística de un Gran Maestro y otro. El extraclase se diferencia del normal, entre otras cualidades, en que sabe convertir en victoria las más pequeñas ventajas.

Sabido es que tanto Leinier como Bruzón poseen un nivel superior al resto de los jugadores cubanos. Y esto indica que sería muy difícil una pésima actuación de ellos en un torneo como el nacional.

En el ajedrez se puede dar un resultado inesperado, como de hecho ha ocurrido, que el mejor pierda un cotejo frente a otro inferior, pero no es lo usual. Ahora mismo, en esta justa, los punteros pertenecen todos a la selección nacional.

Entonces, será el Elo el culpable absoluto de la ausencia de Bruzón.

La numerosísima afición ajedrecística tuvo, al menos, la oportunidad de verlos jugar aquí en el Campeonato Nacional de Blitz  —cotejos a tres minutos, con dos segundos adicionales por cada jugada realizada. Leinier conquistó invicto el cetro con ocho puntos de nueve posibles, (siete victorias y dos tablas), mientras que Bruzón quedó en segundo lugar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.