El otro principado de Mónaco

La plata de la discóbola Yarelis Barrios y el bronce del triplista Pedro Pablo Pichardo auguran que en el venidero Campeonato Mundial, con sede en Moscú, del 10 al 18 de agosto, las opciones se mantienen a pesar de los pesares que aquejan al deporte rey en la Isla

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Para los nobles, ser príncipe exige castillo, corona, alfombra y un sinnúmero de propiedades con su consiguiente apellido real y pomposo. Para el resto de los mortales, algo de lujo, glamour, aire aristocrático y limusina, pudiera bastar. Para los cubanos, en cambio, un poco de emoción desbordada y guapería es más que suficiente a la hora de titular y plantar en el trono a alguien.

Mónaco tiene a sus príncipes, pero aquí eso no dice mucho —con el perdón de Carlos II—. Celebraron la décima parada de la Liga de Diamante y un par de medallas con nuestra firma alcanza para la insurrección, aun cuando el oro no cayera. La plata de la consagrada discóbola Yarelis Barrios y el bronce del jovencito triplista Pedro Pablo Pichardo soplan que en el venidero Campeonato Mundial, con sede en Moscú, del 10 al 18 de agosto, las opciones se mantienen a pesar de los pesares que aquejan al deporte rey del archipiélago.

La pinareña batalló como siempre, pero hay molinos inquebrantables. Sandra Perkovic, a menos que dé positivo por combustible en sangre, seguirá siendo la dueña absoluta de su especialidad. Su envío voló 65,30 centímetros campo adentro, por lo que el 64,24 de Barrios no alcanzó para el cetro.

Hace rato que pulsea con la croata, y ya saben lo que dicen: «tanto va el cántaro a la fuente…». Fue su octavo lanzamiento más destacado de la presente campaña, pues antes atesoraba 67,36; 66,01; 65,29; 65,17; 65,00; 64,51 y 64,41.

Lo de Perkovic en esta temporada no tiene calificativos: 68,96; 68,48; 68,25; 68,23; 66,21; 65,77; 65,30 y 64,32. Gia Lewis-Smallwood, de Estados Unidos, negoció el bronce (63,63) en la ciudad-estado.

Mientras, Pichardo sigue brillando a tres pasos de la plastilina, y si bien el viernes no vio uno de sus días más gloriosos, 16,94 centímetros le señalaron el tercer lugar. El norteamericano Christian Taylor, vigente campeón olímpico y universal, tuvo el desquite al clavar fuerte sus pinchos (17,30). Daniele Greco, de Italia, ocupó el segundo escaño del podio.

Ahora el match anda 2-1 favorable al as mundial juvenil y amo del actual top ten de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (17,69), quien también ha derrotado tres veces al estadounidense Will Claye (plateado bajo los cinco aros de Londres y tercero en la pasada cita cumbre del deporte rey), esta vez último en Mónaco.

Por su parte, el pertiguista Lázaro Borges se fue en blanco, pero va mostrando estabilidad y mejoría sobre los 5,70 metros, marca que le deparó el cuarto puesto. Claro que el oro adornó el cuello del superdotado galo Renaud Lavillenie (5,96). Brad Walter, de Estados Unidos (5,78) y el alemán Bjorn Otto (5,70) completaron el feudo.

El keniano Asbel Kiprop triunfó en los 1 500 metros planos, con tiempo de 3.27,72 minutos, por delante del británico Mohammed Farah, firmante de un nuevo récord para Europa (3.28,81).

Otra importante actuación brotó de los músculos del jabalinista checo Vitezslav Vesely (87,68 metros), marca tope de 2013.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.