La rebelión de los ¿chiquitos?

El ruso Evgeny Tomashevsky venció al estadounidense Gata Kamsky y ya aseguró un cupo a las semifinales del lunes en la Copa Mundial de ajedrez

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Si al comienzo de la presente Copa Mundial de ajedrez que se celebra en la ciudad noruega de Tromso, hubiera dicho que solo tres de los 17 mejores ubicados en el ranking precompetencia estarían con vida en la ronda de ocho contendientes, muchos me hubiesen tildado de loco. Resulta que, sacando cuentas, los ocho sesudos en cuartos de final podían haber sido, perfectamente, de acumulados superiores a los 2737 puntos Elo, o sea, vecinos entre los 20 punteros del actual escalafón de la FIDE.

Los pareos garantizaban eso, cruces que a la postre dejarían a verdaderos monstruos disputando los cupos semifinalistas. Nadie esperaba un espectáculo menos rimbombante. Todo, claro está, desestimando a las siempre bienvenidas sorpresas que nunca faltan a estas citas.

Quedan tres gigantes del mencionado club y tres irrespetuosos —con un coeficiente nada desdeñable— que ya despacharon a seis titanes.

Así, los segundos cotejos del quinto capítulo universal señalaron al ruso Evgeny Tomashevsky (2706-escaño 40 del listado de agosto) como uno de los pasajeros a la siguiente instancia, tras sepultar vistiendo el negro al estadounidense Gata Kamsky (2741-puesto 17) en 40 movidas de una apertura española, variante cerrada. De esta forma redondeó el 1,5-0,5 que mostró el marcador definitivo, pues el viernes había imperado la igualdad.

Antes cayeron desangrados su paisano Alexander Morozevich (2739-sitial 19) y el armenio Levon Aronian (2813-dos).

El otro match decidido en la tarde del sábado vio al incombustible Vladimir Kramnik (2784-cinco), conduciendo figuras oscuras, pactar el armisticio frente al ucraniano Anton Korobov (2720-25), después de 58 pasos de una defensa Nimzo-India, aprovechando su victoria anterior y sellando la pizarra con un 1,5-0,5 favorable.

En tanto, el ruso Dmitry Andreikin (2716-29) entabló con su compatriota Peter Svidler (2746-15) en 20 suspiros de una defensa Caro Kann y tendrán que ir este domingo domingo a los alargues.

Dmitry cuenta entre sus víctimas más notables a Sergey Karjakin (2772-puesto ocho), también representante del gigante euroasiático.

Dividió además en la jornada el sorprendente jovencito galo Maxime Vachier-Lagrave (2719-cojín 27) ante el bambino Fabiano Caruana (2796-3), tras 55 lances de una defensa Eslava, por lo que igualmente deberá cruzar los dedos en la fecha dominical.

Este temerario francés ya suma 25 unidades a su Elo, y aparece en el puesto 15 del listado «en vivo». Bajo sus pies descansan el israelí Boris Gelfand (2764-11) y el cubano Leinier Domínguez (2757-12), eliminados en las rondas cuatro y tres, respectivamente.

Ahora Tomashevsky espera por el vencedor entre Andreikin y Svidler, mientras Kramnik olfatea desde la distancia a Caruana y Vachier-Lagrave para conocer quién será su oponente del lunes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.