Baquero empina a La Habana - Deporte

Baquero empina a La Habana

Los botines del talentoso artillero, quien simultaneando como extremo por las dos alas de la cancha, dictaron el ritmo para que su equipo venciera este sábado por 2-0 a Cienfuegos

Autor:

José Luis López

Casi todos los balones de La Habana pasaban por los botines del talentoso Andy Baquero, quien simultaneando como extremo por las dos alas de la cancha, dictó el ritmo para que su equipo venciera este sábado por 2-0 a Cienfuegos, en el estadio Pedro Marrero, en la oncena fecha del 101 Campeonato Nacional de Fútbol.

El primer gol capitalino llegó en el minuto ocho, cuando Yasnay Rivero gambeteó a dos defensas y le cedió el balón a Daniel Luis Sáenz, quien lo centró para que Andy lo anidara en la cabaña de Alejandro Guerra. Y la segunda diana fue una asistencia de Andy para que la fructificara Rubén Mendoza, en el 43.

Así, los habaneros recuperaron la cima del torneo, con 27 puntos, aprovechando la derrota por 1-2 de Guantánamo como visitante del monarca exponente Camagüey, en Minas. Raydel Fernández (minuto 8) y Yasniel Nápoles (37) marcaron por los Miuras, en tanto un autogol de Ángel Horta sirvió para la anotación del equipo del Guaso, que así perdió el invicto, además del liderazgo.

Mientras, en su cancha de Zulueta, el equipo de Villa Clara pasó a ocupar el tercer escaño, tras vencer por 1-0 a Santiago de Cuba, con perforación de Yoelvis Hernández en el minuto 54.

Asimismo, Ciego de Ávila y Granma igualaron 1-1, en Morón. Ruslán Batista abrió el pizarrón para los visitantes, en el minuto 10, pero Sander «Keko» Fernández firmó el empate en el 61, con su octavo gol de la justa que lo reafirma como líder.

Y en el estadio El Rodeo, de Nueva Gerona, Isla de la Juventud, venció por 2-1 a Las Tunas, con par de perforaciones de Yoandir Puga, en los minutos 22 y 36, para así llegar a siete goles en el torneo. Dayron Blanco había adelantado a los visitantes, en el 20.

Tras esos resultados, detrás de La Habana (27) se ubica Guantánamo (26), seguidos por Villa Clara (20), Santiago de Cuba (19), Las Tunas (12), Ciego de Ávila (12), Granma (12), Camagüey (10), Isla de la Juventud (8) y Cienfuegos (7).

Erick sigue muy testarudo

La premisa de que sin disciplina no hay triunfos, convive día a día con el capitalino Erick Hernández, quien este sábado «domesticó» la Brazuca y quebró su propio récord mundial de dominio del balón, pegándole solo con la cabeza desde la posición de sentado, al mantenerse 36:14.10 minutos sin que cayera al suelo.

En el lobby del capitalino hotel Copacabana, Erick, de 49 años, dejó atrás su anterior cota que era de 35:02.00 minutos y databa del 31 de octubre de 2015, en similar instalación.

«En el último mes mantuve las cargas altas de trabajo físico, porque mi ventaja es que sí controlo bien la pelota y por eso me concentré en fortalecer los planos musculares que más intervendrían en este intento. Eso me da la posibilidad de mantener una secuencia de récords sin mucho margen de tiempo», comentó Erick a JR.

«La principal dificultad en estos intentos de poco tiempo de duración, es que el balón hay que mantenerlo en la vertical, porque se mueve mucho. Estas modalidades requieren de mucho esfuerzo y ejercicios en la región de la espalda baja, fortalecimiento de los planos abdominales, de los glúteos, de los bíceps femorales y cuádriceps, además de los trapecios y hombros», aseveró el Dominador.

«Ahora tengo en mente romper mi propio récord de más toques en 30 segundos, solo con la cabeza, cuando le pegué 187 veces sin que cayera al suelo. La palabra de orden en mi forma deportiva es disciplina, no solo en los entrenamientos, sino también en mi vida cotidiana. Solo así puedo estar preparado para un entrenamiento tan fuerte como es el que llevan estas modalidades», sentenció.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.