«Imperio otomano» imbatible

Las pretensiones de lograr un cupo olímpico del equipo femenino cubano de baloncesto se desmoronaron este viernes cuando la selección cubana se enfrentó a un rival como Turquía

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Era sabido que las pretensiones de lograr un cupo olímpico este viernes serían muy complejas para el equipo femenino cubano, pues dependían de superar a un rival como Turquía, que en los últimos años le ha dado un acelerón vertiginoso a la calidad de su baloncesto y se ha colocado como una de las armadas más respetables de Europa. Además, su paso por el Preolímpico que se celebra en la urbe francesa de Nantes ha sido bastante acoplado y muestra de ello son los éxitos sin contratiempos ante Argentina y Camerún en la ronda de grupos.

El »imperio otomano», compuesto por jugadoras con muchísima experiencia en duelas profesionales, no paró hasta conquistar su boleto a la cita estival de Río de Janeiro. Y lo hizo con categoría, dominante en casi todos los parámetros de juego y con una sangre en ebullición que dejó tendida a sus adversarias sobre la cancha, en un encuentro concluido con pizarra de 71-45.

Cuando terminó la primera mitad, la diferencia de las turcas era de 18 puntos y según precisa la página web, en ello repercutió la férrea defensa plantada que privó a las antillanas de organizar jugadas con efectividad. El resto del trayecto lo comenzaron las huestes de Alberto Zabala con la mente puesta en función de que sí se podía y dominaron el tercer cuarto, algo que fue tomado como un «insulto» por las euroasiáticas, quienes arreciaron su ofensiva y comandaron el último parcial por 15-5.

Además, otros factores que dieron al traste con la sonrisa de las nuestras fueron las excesivas faltas cometidas (18 en total y 13 en la primera mitad), además de una errática puntería desde el perímetro, con solo dos encestes en 17 oportunidades. Una «bombardera» como la habanera Suchitel Ávila, se fue en blanco tras cuatro disparos.

Por las derrotadas, fue esta vez la armadora Ineidis Casanova la máxima anotadora gracias a 15 unidades. Sin embargo, la más integral resultó la capitana Marlen Cepeda, artífice de ocho puntos, igual cantidad de rebotes, dos recuperaciones y una asistencia.

Una locomotora es la comparación más apropiada que encuentro para referirme al tándem de Nevriye Yilmaz (se desempeña en el Galatasaray de su país) y Lara Sanders (estadounidense nacionalizada turca con experiencia en la WNBA), quienes aunaron rendimientos para lograr 35 cartones, casi la mitad de las anotaciones fabricadas por las triunfadoras. También alcanzaron 16 rebotes y fueron impecables en los ocho cobros de tiros libres efectuados.

Hoy las cubanas tendrán como obligación suprema derrotar al plantel de Corea del Sur, algo que de concretarse las colocarían en la discusión por el cupo restante a Río de Janeiro, ante el vencedor del duelo entre Belarus y Argentina. La escuadra sudcoreana es la segunda mayor potencia de Asia, detrás de China, y sus grandes resultados en el concierto internacional se remontan a hace varios años, con la plata olímpica como anfitrionas en 1984 y el cuarto lugar conseguido en Sidney 2000. Su rendimiento más loable en el último decenio fue la octava plaza en el Campeonato Mundial de la República Checa en 2010.

Además de Turquía, que acudirá a sus segundos Juegos Olímpicos consecutivos, también se hicieron de un cupo España, China y Francia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.