El Olimpo en 17 segundos

Con su alegría característica, la judoca Dalidaivis Rodríguez Clark recorrió este miércoles el estadio Maracaná durante la ceremonia inaugural de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016

Autor:

Julieta García Ríos

Su andar es zalamero. Y al hablar tiene la fluidez y la gracia de la sabiduría popular. Ibis Dueñas, su entrenadora, la describe como una atleta disciplinada, rápida, con buen nivel técnico y la virtud de ser alegre, contenta… Sí, porque cuando se llega con tan buena vibra al tatami, se puede asimilar mejor el entrenamiento.

En el Centro de Alto Rendimiento Cerro Pelado Dalidaivis Rodríguez Clark se prepara junto atletas convencionales. Foto: Calixto N. LLanes.

Con su alegría característica, la judoca Dalidaivis Rodríguez Clark recorrió este miércoles el estadio Maracaná durante la ceremonia inaugural de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016.

La campeona en Londres 2012 en la división de los 63 kilogramos portaba ahora la bandera nacional en representación de los 22 atletas discapacitados cubanos que concursarán en Río. A ellos se une Yuniol Kindelán, en calidad de guía de la velocista Omara Durand.

Podio de premiación de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012: la cubana Dalidaivis Rodríguez (oro), la china  Tong Zhou (plata), la brasileña Daniele Bernardes y la española  Marta Arce (bronces). Judophotos.com/ David Finch

De la pista al tatami

«Soy de La Habana del Este y el deporte es mi vida. Empecé en el atletismo y me fui para el judo por embullo, luego me fui metiendo en él, y cuando me vine a dar cuenta ya estaba en la EIDE del Cotorro. Entonces tenía 11 años. Vinieron las metas, quería ser campeona escolar y lo logré, y pasé a la ESPA y hasta alcancé medalla de bronce en un Campeonato Nacional. Como atleta convencional me destacaba, incluso estuve un tiempo de invitada en el equipo nacional. En mi división tenía contrincantes muy fuertes como Driulis González, cuatro veces medallista olímpica, y Yurisleidis Lupetey, medallista de bronce en Atenas 2004».

—¿En qué momento pasas a integrar el equipo de discapacitados?

—Padezco de keratocono, tengo la córnea en forma de cono; nací así. Es una dolencia que va aumentando progresivamente, y con ella la visión disminuye. La cura es quirúrgica y se necesita de trasplante de córnea. A partir de los 18 años, mi enfermedad se fue agudizando. Y a los 24 sentí que la vista disminuía cada vez más. A pesar de eso siempre estuve vinculada al deporte.

«Cuando tenía 26 años me avisaron para hacer las pruebas médicas para integrar el equipo de discapacitados, aprobé y así entré en 2009. Al año siguiente obtuve medalla de bronce en el Campeonato del Mundo para ciegos y débiles visuales, en Antalya, Turquía. Luego, en 2011, fui campeona parapanamericana en Guadalajara, donde gané mi clasificación a Londres».

—¿Qué recuerdas de tus primeros Juegos Paralímpicos?

—En Londres todo era nuevo. La competencia me generaba ansiedad y, a la vez, me preocupaba pensando en que era algo muy grande. Mi entrenadora me ayudó a confiar en mí. Me hizo reflexionar en todo lo que sabía y lo bien que podía salir en la justa, y no se equivocó.

«Mi combate por la medalla de oro solo duró 17 segundos. Fue con la china Tong Zhou. En esos 17 segundos me hice campeona paralímpica y no podía creerlo. Me había preparado para un combate reñido, pero se definió muy rápido. Demoré en darme cuenta de que era la monarca paralímpica».

En el combate por la medalla de oro en Londres 2012 ante la china Tong Zhou. Foto: Judophotos.com/ David Finch

Mañana Dalidaivis saldrá a los tatamis de la Arena Carioca III. Su condición de monarca la ha sembrado en semifinales. Cuando el árbitro dé la voz de Hajime, ella saldrá a ganar. No quiere abandonar el Olimpo y menos perder su trono de los 63 kilos.

La alegría caracteriza a la campeona paralímpica de Londres 2012, quien ahora en Río de Janeiro intentará retener el título de la división de los 63 kilogramos.  Calixto N. LLanes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.