¿Por qué Cuba no estará en la Liga Mundial y el Grand Prix de 2017?

Declaraciones a la prensa del presidente de la Federación Cubana de Voleibol, Ariel Saínz.

Autor:

Norland Rosendo

La ausencia de las selecciones cubanas de la Liga Mundial (LM) y el Grand Prix (GP) de voleibol 2017 ha generado un gran debate popular entre los amantes de ese deporte que tantos lauros dio a nuestro país. Desde 1991, segunda edición de la Liga, los cubanos habían participado ininterrumpidamente en esa competencia y en el caso de las mujeres nunca habían dejado de jugar desde la fundación del GP en 1993.

Sin embargo, la Federación Cubana de Voleibol (FCV) decidió retirar a ambos equipos de los certámenes correspondientes a 2017, primer año del ciclo olímpico. Sobre los argumentos tomados en cuenta para ello, el presidente de la FCV, Ariel Saínz, quien se encuentra en Finlandia —donde recientemente fueron sentenciados cinco atletas tras cometer un delito de violación—, emitió declaraciones que la dirección de prensa del Inder nos remitió vía correo electrónico.

«El criterio de no participación en la Liga Mundial y el Grand Prix 2017 está vinculado, en primer orden, a la implementación de una política acorde con las posibilidades económicas de la Federación Cubana de Voleibol, equilibrada al actual rendimiento de sus selecciones nacionales y el cumplimiento de los propósitos competitivos en las últimas cuatro ediciones de estos certámenes (2013 -2016), los cuales han tenido saldos desfavorables», apunta la nota.

Y añade en ese sentido, «en ambos eventos los balances entre el pago de inscripciones e ingresos han sido negativos, debido a los bajos rendimientos que impidieron resarcir las erogaciones necesarias. Las venideras ediciones exigieron pagos por anticipado de las inscripciones (75.000 USD el Grand Prix y 250.000 USD la Liga Mundial), antes del 30 de octubre del presente año, ocasionando una situación fuera de nuestras posibilidades actuales».

A continuación, la nota se refiere a otro elemento que influyó en la decisión de no acudir a los dos torneos más importantes de 2017: «Hemos tenido en cuenta que las actuales composiciones de nuestros equipos nacionales no permiten vaticinar desempeños favorables inmediatos a esos niveles.

«Valga recordar que los promedios de edad de ambas preselecciones no rebasan los 22 años de edad y lo necesario de la renovación, sobre todo, en el sector femenino, a partir de la existencia de jugadores que no han cumplido su papel dentro del equipo», explica el texto.

Ariel Saínz sostuvo que «la estrategia será iniciar el nuevo ciclo con los esfuerzos concentrados en la participación de tres selecciones masculinas en campeonatos mundiales a disputarse en el 2017: categorías Sub-19, Sub-21 y Sub-23, además de los eventos continentales programados.

«Se incluyen los clasificatorios a los campeonatos mundiales 2018 de mayores, en los cuales Cuba ya aseguró presencia en  la segunda fase, así como el desarrollo de los atletas de manera escalonada y según sus niveles de rendimiento, sin violentarle etapas, tanto en los órdenes competitivo como educativo, otro factor identificado como prioridad».

Sobre los pasos a seguir en el sector femenino, el federativo cubano apunta que «se espera la clasificación al mundial Sub-23, donde tanto la edad biológica como el nivel de rendimiento están más cerca de la actual composición de nuestra preselección nacional, mayoritariamente integrada por jugadoras necesitadas de formarse y crecer sin pasar sobre las etapas que les son inherentes.

«Para el primer año del ciclo olímpico se mantiene igualmente en perspectiva la participación en la Copa Panamericana, clasificatoria al Grand Prix del año siguiente, paso que estaría sujeto a los análisis técnicos correspondientes, atemperados a la situación reinante en el momento de tomar la decisión. En tal sentido es oportuno aclarar que la posibilidad de regresar al año siguiente, si consigue la plaza, es una facilidad existente hoy para cualquier país que decide salir temporalmente del Gran Prix».

Según la declaración de Ariel Saínz, la FCV mantendrá como «política la aspiración de seguir participando en Ligas Mundiales y Grand Prix en los próximos años, en correspondencia con las garantías de desarrollo técnico y económico».

Al abundar en ese aspecto dijo que «son imprescindibles los análisis objetivos y críticos de nuestras posibilidades y aspiraciones, de forma que podamos llegar a contar con un voleibol sostenible. No podemos estar de espaldas al carácter comercial de estos eventos, ni desconocer la necesidad de enfrentar el trabajo a partir de las opciones que nos asigna el presupuesto de que disponemos».

La nota adelanta que Cuba pretende además organizar el próximo año la Copa Panamericana Sub-20 (femenina), que facilitaría foguear a una generación de atletas nacidas entre los años 1998 y 1999, lo que unido al mundial Sub-23 aportaría al desarrollo de su rendimiento individual y colectivo.

El también Comisionado Nacional de ese deporte defendió que «de igual forma se impone educar a nuestros jugadores en el sentido de responsabilidad y pertenencia, dejando claro que participar en estos eventos va más allá de jugar por jugar, e implica la responsabilidad de defender el nombre de Cuba desde la entrega y el constate esfuerzo por una actuación siempre superior».

Ariel concluyó informando que existe la voluntad de priorizar la participación del voleibol de playa, tras los resultados en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en el tour mundial de 2017, «paso también requerido de una alta inversión», aseveró.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.