«Para triunfar hay que lanzar pegado»

El joven pitcher Yosver Zulueta valora en exclusiva con JR lo que le ha aportado la Liga Can-Am

Autor:

Norland Rosendo

A los seis años Yosver Zulueta empezó a practicar béisbol. Primero fue jugador de cuadro, pero tiraba tan duro a primera que los entrenadores le dijeron: «qué va, lo tuyo es el pitcheo».

Con 19 años es uno de los lanzadores de más perspectivas de la pelota cubana. Debutó en la Serie Nacional pasada con Villa Clara, y era una de las sensaciones del torneo sub-23 hasta que lo llamaron a la preselección para la Liga Can-Am.

Sus números en aquel circuito profesional —como los de casi todos sus compañeros del staff— no son halagüeños (en cinco salidas al box no tiene triunfos ni derrotas, su PCL y WHIP son muy altos: 7.36 y 2.45, respectivamente. En 7.1 innings, le han conectado 11 hits y le han marcado seis carreras limpias, con apenas cuatro ponches y siete boletos). Sin embargo, el principal éxito para los cubanos en ese campeonato es propiciar el desarrollo de figuras jóvenes. Zulueta es una de ellas.

Con él conversamos este viernes a través de Facebook. Yo fui el pitcher (de preguntas) y Zulueta bateaba respuestas. Buenos batazos que me dio.

—¿Qué es lo que más te ha aportado la Liga Can-Am?

—Me ha enseñado que para triunfar en este béisbol hay que lanzar pegado, y que no se puede tirar alto, cada vez que se nos queda la bola arriba nos conectan bien.

—Todas tus salidas han sido como relevistas y en Cuba eres abridor, ¿consideras que eso haya influido en tus resultados?

—(Solo utilizó un monosílabo) No.

—Algo que te haya impresionado de los lanzadores allá.

—No levantan la bola y dominan muy bien el cambio de velocidad.

—Y de los bateadores…

—Ellos estudian mucho a los pitchers y hacen ajustes muy rápido, en el mismo turno al bate. Tienen paciencia, disciplina. Por ejemplo, si le tiras una curva en zona de strike no se la puedes repetir por el mismo lugar, porque le dan fácilmente. Le tiran a pocas bolas malas. Se meten en conteo y casi nunca le van al primer envío. Cuando tienen hombres embasados son muy eficientes en el turno al bate.

—¿Cuál es tu repertorio actual?

—La recta de dos costuras (en mi última salida me marcaron 91 millas por hora), la curva y el cambio (80 millas). Aquí es más importante tirar bien el cambio y que la recta se mueva.

—¿Qué estás haciendo para mejorar el control?

—Además de todo lo que te he dicho, estoy analizando bien lo que hago después de cada pitcheo.

Pese a no participar en los últimos juegos de su equipo en la etapa regular del torneo sub-23 ni en la postemporada, Zulueta fue el líder en ponches con 74. De los 194 bateadores enfrentados, retiró a más del 38 por ciento por la vía de los strike —un indicador excepcional—, pero regaló 23 bases por bolas (11% embasados), un porcentaje que debe disminuir.

—¿Algunos entrenadores dicen que si los lanzadores batearan, aunque sea en las prácticas, perfeccionarían el pensamiento técnico-táctico y serían más dominantes?

—Sí, yo lo creo igual. Pensar también como bateador nos haría más fuertes.

—¿De quiénes aprendes más en el cuerpo de serpentineros?

—Aquí todos nos ayudamos, pero por su maestría y experiencia, me apoyo mucho en (Bladimir) Baños y (Yoanni) Yera.

—Y tus ídolos, ¿cuáles son?

—Pedro Luis Lazo y Norge Luis Vera. Quisiera ser como ellos.

—¿Qué extrañas de Cuba?

—Primeramente, a mi familia y mis compañeros. También la comida y el ambiente.

Nota: al cierre de esta edición, Cuba jugaba su segundo partido contra los Chacales de Nueva Jersey, equipo que se ubica tercero en la tabla de posiciones de la liga con balance de 19 y 14. Los antillanos marchan con registro de cuatro victorias y 11 derrotas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.