La suerte está echada

Cubanos y kazajos se han dividido los trofeos a lo largo de las últimas cuatro temporadas, aunque en ninguna ocasión han logrado repetir al otro año, meta que intentará alcanzar por primera vez la tropa dirigida por Rolando Acebal

Autor:

Enio Echezábal Acosta

Mañana se define todo. Por un lado los Domadores de Cuba, y del otro los Astaná Arlans de Kazajastán, intentarán conseguir su tercer título en la Serie Mundial de Boxeo (WSB, por sus siglas en inglés), y establecerse momentáneamente como la franquicia más ganadora de la historia de ese torneo por equipos.

Cubanos y kazajos se han dividido los trofeos a lo largo de las últimas cuatro temporadas, aunque en ninguna ocasión han logrado repetir al otro año, meta que intentará alcanzar por primera vez la tropa dirigida por Rolando Acebal.

Los nuestros debutaron de manera arrasadora en 2014, aunque la final ante los azeríes del Bakú Fires se definió en la pelea de desempate, gracias al triunfo del santiaguero Arisnoide Despaigne. La segunda estrella la consiguieron en 2016, en un cartel que dominaron ampliamente para vencer 9-1 a los Corazones de León británicos.

Mientras, los europeos se hacían con su primer título en 2013, al vencer 6-5 a los Otomans de Ucrania, y dos años después volverían al puesto de gloria, cuando en un cerrado duelo vencieron en casa a los de la Mayor de las Antillas, con resultado global de 6-4.

Para no variar, el tope definitivo se presenta como  de difícil pronóstico, sobre todo si tenemos en cuenta las diferencias exhibidas por los grupos C-1 y C-2 de Cuba.

El C-1, formado por las divisiones de 49, 56, 64,75 y 91 kilogramos, muestra un balance individual de 15 combates a favor y 10 en contra, cifra que de antemano parecería favorable si no se cuentan sus tres descalabros como colectivo: dos ante Heroicos de Colombia y el otro ante los Tigres de Uzbekistán, todos por 2-3.

Todo lo contrario pasa con el C-2 (52, 60, 69, 81 y +91 kg), cuyos púgiles han caído en solo dos pleitos, —ambos ante Caciques de Venezuela—, a la vez que exhiben 23 sonrisas, por lo cual no hay dudas de que se presentan como las principales «armas» de la escuadra.

No obstante la anterior comparación, sería totalmente injusto desestimar el talento de Arlen López, Yohannys Argilagos, Andy Cruz y Erislandy Savón, todos miembros del C-1 y cuya calidad ha quedado más que demostrada en tiempos recientes. Asimismo, en el caso del C-2 sería válido destacar la ausencia del «demoledor» José Ángel Larduet, quien será sustituido por el habanero Yoandri Toirac.

Y es que si bien las estadísticas de ambos grupos reflejan una parte de la realidad, el plantel cubano deberá encomendarse al rendimiento característico de sus mejores boxeadores, y esperar que el resto compita lo mejor posible ante un elenco que no tiene más talento, pero sí cuenta con experiencia de sobra.

Destacan en las filas kazajas Temirtas Zhussopov (49), Olzhas Sattibayev (52), Zakir Safiullin (60) Aslanbek Shymberganov (69), Anton Pinchuk (91) y Olzhas Bukayev (+91). Completan la nómina Ilyas Suleimanov (56), Dilmurat Mizhitov (64), Abilkhan Amankul (75) y Arman Rysbek (81).

Mientras, muchos son los que esperan con ansias a que llegue el sábado para ver otra vez, en la pantalla de su televisor, un cartel que les quite el aliento.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.