A Londres enhorabuena

Entre los días 4 y 13 de agosto, la capital británica acogerá el Campeonato Mundial de Atletismo

Autores:

Javier Rodríguez Perera
Eduardo Grenier Rodríguez

Una torre de 96 metros custodia Londres. A esa altura el mítico Big Ben marca, con sus enormes manecillas, el ritmo de una ciudad eternamente abatida entre su densa población, los miles de turistas que la visitan, el clima cambiante, el Brexit. Sin embargo, la constante agitación que se vive allí aumentará a partir del venidero 4 de agosto, cuando comience en la capital del reino británico el 16to. Campeonato Mundial de Atletismo.

Bien lejos de allí, a casi 7 000 kilómetros, en Cuba, la afición dispondrá de un jugoso menú del cual podrá escoger la opción más atractiva. Por una parte, comenzará la Serie Nacional de Béisbol el 5 de agosto; por otra, el deporte rey acaparará, como de costumbre, la atención de los miles de fieles con que cuenta en la Isla.

Al Reino Unido acudirá el atletismo cubano con una comitiva integrada por 24 atletas —diez menos que en la edición precedente de Beijing 2015— y el ambicioso propósito de igualar su actuación en la capital china, donde consiguió dos medallas de oro y una de plata.

Campo y pista tienen el batón

Las principales esperanzas de Cuba de escalar al podio en la cita mundialista recaerán, nuevamente, en la terna integrada por las discóbolas Yaimé Pérez y Denia Caballero, y la pertiguista Yarisley Silva, estas dos últimas en disposición de defender su hegemonía conquistada en suelo asiático.

Yarisley Silva buscará preservar la corona mundial lograda hace dos años. Foto: IAAF

Sin embargo, por lo visto durante la actual temporada, parece ser la santiaguera Yaimé quien se encuentra en mejor forma deportiva para pelearle la diadema del disco femenino a la fuera de serie croata Sandra Perkovic. La discípula de Hilda Elisa Ramos ha conseguido tres de los diez mejores disparos del año, incluyendo su marca personal de 69,19 metros.

Por su parte, Denia no ha conseguido acercarse a sus mejores registros, y en lo que va de 2017 solo ha llegado hasta 65,76 m. Sin embargo, el hecho de ostentar la corona la convierte en una de las favoritas, sobre todo por ser una de las pocas que ha podido derrotar a Perkovic en un evento de envergadura. Pronosticar medallas para las dos discóbolas antillanas sería demasiado osado, pero, probablemente, de esta prueba Cuba se lleve al menos un metal.

En el caso de la garrochista Silva, su situación es parecida a la de Denia, toda vez que su campaña ha sufrido altas y bajas. La pinareña posee el quinto mejor brinco del año con 4,81 m y, si aspira a retener el trono, deberá superar dicha marca, a sabiendas de que tiene varias contrincantes que han superado la barrera de los 4,80 m. Es válido aclarar que Yarisley es la única cubana que marcha a la cabeza de la Liga del Diamante, con 29 puntos.

Otras figuras que podrían ser tenidas en cuenta para incluirse en el cuadro de finalistas son los competitivos atletas de pruebas combinadas, con el regreso a este tipo de lides del experimentado decatlonista Leonel Suárez, ausente en la anterior versión y enlistado en su quinto certamen universal, así como la joven heptalonista guantanamera Yorgelis Rodríguez, quien concluyó séptima en los pasados Juegos Olímpicos de Río 2016.

Tampoco pueden obviarse las posibilidades de los saltadores de longitud Maykel Massó y Juan Miguel Echevarría, jóvenes promesas del atletismo cubano que durante el 2017 han dado muestras notables de progreso. Massó consiguió su mejor salto de por vida en el mitin de Madrid, con 8,33 m, que lo sitúa en el puesto 13 del ranking del orbe este año; mientras, Echevarría, con cinco centímetros menos, logró en esa misma prueba su marca personal.

Massó explicó, vía electrónica desde España,  que «para el Mundial estoy bien, realizando una preparación óptima. Mi aspiración es, primeramente, pasar a la final y una vez allí ver qué sucede. Por el momento estoy tratando de perfeccionar todos los detalles».

Entre los triplistas, las mayores opciones recaen en el habanero Andy Díaz, dueño del octavo mejor brinco de la campaña con 17,40 m. También superan los 17 metros los otros dos representantes criollos, Cristian Nápoles (17,27 m) y Lázaro Martínez (17,07).

Precisamente Martínez forma parte del último grupo que partirá a Europa el 31 de julio y que se encuentra entrenando en el Estadio Panamericano. Allí, declaró a JR: «Me encuentro en condiciones favorables, estoy entrenando diariamente para pulir deficiencias técnicas de cara a ese evento. En Europa no me salieron bien las cosas durante las últimas competencias,  pero en Londres espero saltar sobre los 17 metros».

En la doble vuelta al óvalo del sector femenino, Cuba estará representada por la camagüeyana Rose Mary Almanza, quien este año solo ha conseguido bajar de los dos minutos en una ocasión, con 1:59.11. Entretanto, intentará insertarse en la final la triplista pinareña Liadagmis Povea, cuyo 14,45 m podría bastarle para quedar entre las ocho primeras.

No se debe descartar tampoco el relevo largo masculino, que se prepara con el incentivo de rebajar los tres minutos, según declaró su entrenadora Amarilis Hernández. «Los muchachos están entrenando muy bien, casi todos los días realizan carreras para tratar de llegar en buena forma a Londres, pues ellos no pudieron competir en la gira por Europa. En el Mundial hay que bajar de tres minutos para clasificar, pero este cuarteto está probado en eventos importantes», añadió.

Del resto de la comitiva sería una sorpresa su inclusión en las respectivas finales de sus modalidades. No obstante, continúan preparándose con el fin de superar sus marcas en la urbe londinense y luchar por clasificar a la instancia decisiva.

«Este año he tenido estabilidad por encima de los 18 metros, me siento fuerte, y mi aspiración es lograr la marca de clasificación a la final. Por desgracia no he tenido competencias internacionales, solo confrontaciones, y además hemos afrontado ciertos problemas con las condiciones de entrenamiento en el Estadio Panamericano, lo cual me puede afectar durante la competencia», comentó la balista Yaniuvis López.

La vallista larga Zurian Echevarría afirmó que «es muy difícil, pero yo quiero entrar en la final. Estoy consciente de que tengo que superar mi marca personal de 55,97 segundos, pero me siento convencida de que puedo».

En la historia de estas lides —consideradas por muchos como el tercer espectáculo deportivo más importante del planeta, tras los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo de Fútbol— Cuba marcha en el octavo lugar del escalafón por preseas, y su primer medallista fue el discóbolo Luis Mariano Delís en la edición de Helsinki 1983. Además, el atleta con más títulos en sus vitrinas es el saltador de longitud habanero Iván Pedroso, con cuatro, mientras que entre las damas, la martillista agramontina Yipsi Moreno acumula tres.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.