El pecado del rey Gatlin

Miles y miles de personas compraron entradas para ver la última carrera en solitario del mejor velocista de la historia, sin embargo, otro «gallo» cantaría

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Miles y miles de personas compraron entradas para ver la última carrera en solitario del mejor velocista de la historia, en los 100 metros del Campeonato Mundial de atletismo que acontece en Londres. Usain Bolt, con casi 31 años, anunció que luego de la justa del orbe colgaría las zapatillas, por lo que, atendiendo a su currículo, un cetro de despedida era lo más justo, bonito y coherente para él.

Pero lo que medio mundo suplicaba fue imposible en la noche británica de ayer. Justin Gatlin, el estadounidense de 35 años y sancionado dos veces por dopaje, repitió, 12 años después, su diadema universal, con crono de 9.92 segundos, seguido por su paisano Christian Coleman (9.94 segundos), en tanto Bolt se tuvo que conformar, gracias a 9.95 segundos, con su primera medalla de bronce en el hectómetro. Aun así, las cámaras prefirieron priorizar al jamaicano y no al «inoportuno» Gatlin.

Aunque los reflectores estuvieron posados en Bolt, por Cuba el saltador de longitud santiaguero Maikel Massó aportó a nuestro país los primeros puntos, con su destacadísimo quinto lugar, gracias a un brinco de 8,26 metros alcanzados en el penúltimo chance. El atleta más joven de la delegación antillana y de la final, con 18 años, vio cómo el sudafricano Luvo Manyonga, con 8,48 metros, se estrenaba como campeón mundial, relegando a la plata al estadounidense Jarrion Lawson (8,44 metros) y al bronce a su coterráneo Ruswahl Samaai (8,32 metros).

Por su parte, la heptalonista guantanamera Yorgelis Rodríguez tuvo un primer día fabuloso y tras vencer las cuatro primeras pruebas aparece en la tercera posición con 3 905 puntos, solamente superada por la alemana Carolin Schafer (4 036) y la belga Nafissatou Thiam (4 014).

Rodríguez, que tratará de mantener hoy esa posición cuando concluyan las tres modalidades restantes, hizo el onceno mejor tiempo en los 200 metros (22.42 segundos), realizó el decimosexto disparo más relevante en la impulsión de la bala (13,45 metros), fue duodécima en los 100 m/v (13,60 segundos), pero en el salto alto terminó primera, empatada con Thiam, al lograr marca personal de 1,95 metros.

Por otro lado, la triplista pinareña Liadagmis Povea realmente tuvo una competencia nefasta, alejadísima de su mejor marca de la temporada, 14,45 metros, y ello incidió en que concluyera en el lugar 22 entre 26 concursantes, con un salto de 13,55 metros logrado en su última oportunidad. La clasificatoria la dominó la kazaja Olga Rypakova (14,57 metros), seguida de la alumna del cubano Iván Pedroso, la venezolana Yulimar Rojas (14,52 metros), mientras que la colombiana Caterine Ibarguen, doble titular universal y reina olímpica en Río 2016, avanzó séptima, gracias a 14,21 metros.

También en la jornada matutina londinense rivalizó el velocista tunero Yoandys Lescay, quien no pudo incluirse en las semifinales de los 400 m, al entrar en la quinta posición del segundo heat, con tiempo de 45.93 segundos, en una carrera dominada por el sudafricano Wayde Van Niekerk (45.27 segundos), actual titular del orbe y bajo los cinco aros. El mejor tiempo en las preliminares se lo apuntó el botsuano Isaac Makwala, con 44.55 segundos.

Hoy por la Isla saldrán en la mañana de Londres la cuatrocentista cienfueguera Roxana Gómez en la tercera serie clasificatoria, al igual que los vallistas cortos Yordan O’Farrill y Roger Iribarne, mientras que en la tarde la pertiguista pinareña Yarisley Silva intentará mantener en casa su corona de hace dos años.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.