Historias que mueven molinos

¿Cómo se han comportado como refuerzos algunos de los lanzadores que pueden vestir otro uniforme en la segunda fase de esta temporada?

Autores:

Benigno Daquinta
Norland Rosendo

Deporte colectivo al fin, en el béisbol no siempre el que juega bien con su equipo de origen después lo hace igual cuando viste otra casaca. Hay raras excepciones de atletas que como «extranjeros» lucen mejor. De todo existe, por fortuna.

Ahora que los mentores clasificados están buscando piezas para blindarse, repasemos cómo les ha ido en calidad de refuerzos a un grupo de los que pueden ser llamados para la segunda ronda de la actual temporada.

Empecemos hoy por los lanzadores, el área que más aportará. De los 30 nombres que serán pronunciados el viernes por la noche por los seis directores que siguen en el campeonato, más de la mitad deben ser pitchers. La cifra podría acercarse a 20.

Desde la campaña 55, se comenzó a pedir refuerzos para la postemporada, por lo que algunos serpentineros jugaron la segunda fase con un equipo y los play off con otro. Aquí sumamos todos los números.

Sobresalen los relevistas artemiseños José Ángel García y Miguel Lahera, líderes históricos en tapones, y al segundo es al que menos le batean los rivales (217); Lázaro Blanco es el que más partidos ha ganado y Ulfrido García ha completado cinco duelos con dos lechadas, el mejor en esos dos acápites, aunque es el que más bases por bolas ha regalado (80).

Incluimos en el análisis a pitchers de los cuatro elencos en los play off de repechaje, pues al elaborar este trabajo aún no se habían efectuado los partidos de ayer.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.