Otra llamada que no fue

¿Cómo es el procedimiento de la FIFA para saber si un jugador es elegible para ser llamado a las selecciones nacionales?

Autor:

Enio Echezábal Acosta

Llueve sobre mojado en el fútbol cubano. De nuevo el tema de las convocatorias para los venideros partidos de la selección nacional se roba los titulares y no necesariamente por tratarse de noticias positivas.

Ayer, la página del club Norwich City, integrante actual de la segunda división inglesa, publicó la primicia acerca de la convocatoria de Onel Hernández para jugar con Cuba. En el texto, en el cual además se exponía la lista de jugadores de esa institución que estarán con sus respectivos equipos nacionales para la próxima fecha FIFA, el oriundo de Ciego de Ávila era el centro de la acción.

El asombro de (casi) todos fue inmediato, tras conocer la noticia de que Onel, nacido en Morón y criado en Gutersloh, Alemania, se vestiría de León del Caribe para el choque frente a República Dominicana, pactado para este 17 de noviembre. De pronto el panorama gris pareció aclararse y la puerta a la inclusión de otros atletas se vio entreabierta. Sin embargo, una vez más hubo un portazo.

Justo después de conocer tal información, este redactor llamó insistentemente a la Comisión Nacional de Fútbol, con la intención de confirmar el dato originado en tierra británica. Tras varios «rediales», se pudo comunicar con Oliet Rodríguez Méndez, recientemente nombrado como comisionado de ese deporte en la Isla.

«Eso es falso», fue la respuesta inicial tras ser interrogado por el posible llamado del jugador que militó en las categorías inferiores de varios clubes germanos, como el Arminia Bielefeld, Wolfsburgo, Werder Bremen y Eintracth Braunschweig.

La FIFA, máximo organismo rector del balompié mundial, establece que para que sea exitosa la convocatoria de un jugador, primero este debe ser elegible por la federación que desea llamarlo. ¿Cómo se sabe si un jugador es elegible? Pues tiene que cumplir solo una de las siguientes normas: haber nacido en el territorio del país que lo llama, ser hijo o nieto de un ciudadano del país en cuestión, y por último, haber vivido al menos dos años seguidos en territorio de la federación.

Si el deportista cumpliera con esas reglas (tal y como lo hacen Onel, Marcel Hernández, Christian Joel Sánchez, Carlos Vázquez y Jorge Luis Corrales), les tocaría a los interesados, en este caso la Asociación de Fútbol Cubano (AFC), enviar los siguientes documentos: una solicitud escrita al jugador y al club, al menos 15 días naturales antes del período de liberación solicitado, que debe estar incluido en el calendario internacional de la FIFA; y el itinerario de viaje del jugador, diez días antes de dicha liberación.

Hecho todo lo anterior, tanto la institución como el futbolista tienen la obligación de responder al llamado afirmativamente. En caso de negarse, la federación puede acudir a la FIFA, cuya comisión disciplinaria sancionará a los infractores de acuerdo con su código.

Visto lo visto, sigue costando entender por qué ninguno de los atletas mencionados antes ha recibido la notificación de la AFC para disputar partidos internacionales con el uniforme de las cuatro letras.

Responsables del organismo que rige al fútbol cubano han alegado que para traer a estos jugadores debe seguirse una política para su reincorporación, la cual debe guiarse por lo establecido en la estrategia de contratación de atletas en el exterior, aprobada desde hace varios años en el país.

Muy saludable sería acabar  de cerrar el bucle en torno a las convocatorias, y que se logre una fórmula para que varios de los mejores exponentes de nuestro país en circuitos foráneos puedan lucir el traje de la seleción nacional, pues aunque desde la FIFA parece todo muy claro, por la parte cubana aún persisten ciertas posturas que no son del todo comprensibles. Esperemos que todo se despeje cuanto antes, por el bien de la afición y de nuestro deporte.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.