Luces de renacimiento en el balonmano masculino cubano

La actual selección nacional hace cuatro meses regaló destellos de la alegría que en el pasado ofrecieron sus predecesores. La ocasión fue los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, donde obtuvieron cinco triunfos con ventaja de más de diez goles

Autor:

Javier Rodríguez Perera

El balonmano masculino cubano siempre le estará agradecido al Campeonato Mundial celebrado en Egipto en 1999. En esa nación africana, nuestro país logró su mejor ubicación en eventos universales, un octavo lugar, después de ganar cuatro veces y perder cinco partidos. Eran los tiempos de Rolando Uríos (líder goleador del torneo con 57), de Julio Fiss (cuarto mejor anotador con 43), del desaparecido portero Vladimir Rivero, de Ivo Luis Aldazábal, de Félix Romero, entre otros muy buenos jugadores. Una generación artífice de los momentos más gloriosos de este deporte en la Isla.

Casi dos décadas han quedado atrás desde ese desempeño. Sin embargo, la actual selección nacional varonil hace cuatro meses regaló destellos de la alegría que en el pasado ofrecieron sus predecesores. La ocasión fue los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, donde la tropa de Luis Enrique Delisle ganó el cetro de forma invicta. Los cinco triunfos fueron con ventaja de más de diez goles.

En la final vencieron con grandes dosis de tranquilidad a la escuadra de Puerto Rico con marcador de 29-18, y en ese torneo pudieron desquitarse dos veces del revés que los boricuas les propinaron por 30-31 en la semifinal de la cita regional de Veracruz 2014.

«A ese equipo cubano algunos le pusieron el Dream Team del balonmano en Barranquilla y tal vez fue porque era el conjunto que todos querían, pues daba la posibilidad de tener siete jugadores en la cancha que podían ser sustituidos por cualquiera de los siete de la banca y no bajaba el nivel competitivo y de emotividad», declaró Franklin Guevara, presidente de la Federación Cubana del deporte y Comisionado Nacional.

«A pesar de ganar con comodidad la final, el primer tiempo fue muy tenso, porque existían antecedentes de reveses ante ese equipo que costaron la discusión de una medalla o de un título. Ese conjunto boricua lleva casi tres ciclos olímpicos unido, pero nuestro elenco, por muy sólido que estaba, hacía tres años no jugaba junto una final de esa envergadura», apuntó.

Luego de conquistar esa corona, un cuarto de siglo después de obtener la primera en Ponce, el balonmano masculino evidenció que, en el contexto actual, está entre lo más relevante de las disciplinas colectivas. En ese salto cualitativo han tenido muchísima influencia las contrataciones bajo la venia del Inder y de la Federación Nacional, iniciadas en noviembre de 2015 con el fichaje de cinco exponentes en Portugal.

Contrataciones: lecciones para aprender

Sin hacer mucho ruido, el balonmano marcha en la vanguardia de los deportes con más atletas contratados con el amparo de las autoridades deportivas cubanas. Solamente superado por el béisbol, hasta este momento tiene 18 jugadores —14 hombres y cuatro mujeres— insertados en ligas profesionales de Europa, según datos ofrecidos por Raymel Reyes, metodólogo de la Comisión Nacional.

Guevara explica que él y sus compañeros han aprendido cómo se mueve esa dinámica legal en el mundo y, a su vez, le han explicado a las ligas interesadas cómo funciona el sistema deportivo cubano. En una ocasión viajaron a Europa y revisaron el tema de los fichajes con los balonmanistas antillanos y los contratantes, experiencia que fue muy enriquecedora para ellos y la Dirección Jurídica del Inder.

Hoy la mitad de los atletas masculinos contratados se encuentra en la Andebol 1, primera división de Portugal, y eso obedece, según Guevara, a una primera estrategia cuando inició la política contractual a finales de 2015 y que se ha diversificado en países como España y Francia, mientras se estudian otros destinos. Los resultados competitivos y la necesidad de un club, añade, son los principales factores para que un jugador nuestro pueda desempeñarse en un circuito de gran calidad como el galo, donde interviene el habanero Reinier Taboada.

El federativo dijo que se sigue perfeccionando esta política, ante todo priorizando la protección de nuestros jugadores, y está convencido de que la cifra de atletas con acuerdos aumentará y seguirán desarrollando su talento en otros países.

«Lo más recomendable para un jugador es contratarse a través de nuestra Federación, no por el ánimo de regularlo todo, más bien con la intención de garantizar su bienestar. Apostamos porque en los respectivos clubes tengan las condiciones acordes con la calidad de cada cual y estén aseguradas sus condiciones de vida, salariales, alimenticias, hospitalarias y de seguridad, y no estén desprotegidos. Han existido casos de propuestas cuyas cláusulas han sido indignantes y las hemos descartado», declaró.

El balonmano masculino cubano tiene ya tres años de experiencia en el panorama de las contrataciones. Franklin manifestó que en el orden técnico, táctico y físico las mejoras han sido muy apreciables, al igual que los jugadores han ganado en mucha más responsabilidad y seriedad como deportistas y a la hora de representar a Cuba. «La masa muscular activa de los muchachos ha crecido y en la cancha es todo un espectáculo verlos jugar, ejecutando acciones fantásticas en ocasiones. Eso se debe en buena medida a sus trayectorias en Europa.

«Por encima de todo, las contrataciones son para el desarrollo de las aptitudes y actitudes deportivas de nuestros atletas, para que transmitan esas experiencias competitivas en función de sus actuaciones dentro y fuera de Cuba», puntualizó.

Protagonistas disparan a puerta

En el universo del balonmano profesional, gran parte de los especialistas clasifican la Liga Nacional de Francia como la segunda más fuerte del mundo, detrás de la Bundesliga. En el torneo galo compite desde este año el habanero Reinier Taboada con el club USDK Dunkerque.

«Hasta ahora me va bien. He tenido bastante tiempo en la cancha y eso me motiva más y me ofrece más confianza. He mejorado mi sistema de juego en una liga muy fuerte y bastante física. Algunos dicen que es la segunda mejor, otros que es la primera, pero yo la veo como la principal, porque hay mucha táctica. Eso lo digo con base porque en la Champions League los tres primeros lugares fueron equipos franceses. Por eso es un privilegio enorme jugar en esta liga», declaró el lateral izquierdo.

Por su parte, con 18 abriles, el matancero Yoan Balázquez fue contratado en 2015 por el conjunto FC Porto de la portuguesa Andebol 1. «A la liga de Portugal le agradezco mucho, allí fue donde se abrieron las primeras puertas para mí y otros cuatro compañeros, quienes fuimos los primeros fichados bajo la aprobación de la Federación Cubana. Me propuse desde pequeño estar entre los mejores y eso implica concentrarse de lleno y hacer sacrificios personales, como alejarse un poco de la familia», aseveró el lateral izquierdo.

Mientras el lateral derecho holguinero Ángel Jesús Rivero, integrante por segunda temporada sucesiva del club Benidorm, de la prestigiosa Liga Asobal española, dijo que ha mejorado su nivel de juego, tanto defensiva como ofensivamente, aunque todavía quedan varios aspectos por pulir durante la temporada. Esta competición, afirma, está entre las más relevantes de Europa y es una excelente oportunidad para ganar en experiencia competitiva y luego trasladarla al equipo Cuba.

La reconciliación dorada y una ilusión mayúscula

Franklin Guevara vive convencido de que el escenario competitivo de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 no será manso como el de Barranquilla. Ese colectivo masculino que se nutre de la calidad del balonmano europeo enfrentará, según palabras del federativo, un compromiso muy serio, por lo que es harto necesario planificar una agenda estratégica para los próximos siete meses, que permita a los jugadores llegar al evento en la excelente forma de hoy.

Los hombres han obtenido en citas continentales tres títulos, todos consecutivos entre 1991 y 1999, y la última medalla se logró hace 11 años. Con los disparos enfocados en Lima, Guevara identifica en Brasil, Argentina y Chile los principales contrarios, cada uno con un grupo significativo de atletas en ligas europeas. La meta es ir a la final, afirma, aunque desde 2015 no se juega con argentinos, brasileños y chilenos, ocupantes del podio, por ese orden, del  Campeonato Panamericano celebrado este año en Groenlandia, donde la Isla no acudió por dificultades con el visado.

El titular en la capital peruana asegura boleto para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, mientras que el segundo y el tercer sitio podrán acudir a un Preolímpico. «Si antes fue un sueño fugaz, ahora el sueño de regresar a una cita estival es real y está en Lima con nuestros talentosos jugadores. Hay que creérselo, y los muchachos se lo están creyendo. El evento en Groenlandia nos hubiera dado un nivel de formación enorme para recorrer el camino hacia Tokio, pero ahora nuestra mirada está en el futuro», sentenció.

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.