Posible veto de Bush ante legislación sindicalista

Asesores de la Casa Blanca están recomendándole vetar legislación que favorecería la organización de uniones de los trabajadores

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, febrero 28.— El presidente George W. Bush vetaría una legislación defendida por los demócratas y grupos sindicales que haría más fácil organizar sindicatos mediante la eliminación de los derechos que tienen los patrones para exigir votaciones secretas, informó la Casa Blanca el miércoles.

La Cámara de Representantes deberá votar sobre la legislación este jueves —apuntó AP— y, con ayuda de los republicanos del noreste, es casi seguro que se aprobará. Pero el margen de apoyo se espera que caiga bien abajo de los dos tercios necesarios para invalidar un veto presidencial.

La Ley de Libre Elección del Trabajador, también conocida como la ley de la aprobación mediante tarjetas, es la máxima meta legislativa de grupos laborales ansiosos de fortalecerle derecho a la sindicalización tras la elección de la mayoría demócrata.

El sistema actual no sirve debido a que patrones pueden coaccionar e intimidar a trabajadores para que rechacen la incorporación al sindicato, expresó John Sweeney, presidente de la AFL-CIO (siglas en inglés de Federación Estadounidense de Trabajo-Congreso de Organizaciones Industriales) en entrevista telefónica esta semana. La ley de la Cámara Baja, dijo, es «el problema más importante en legislación laboral en muchas décadas».

A la Casa Blanca le molesta que los sindicatos obtendrían derechos en el contrato colectivo de trabajo tan pronto como una mayoría de trabajadores en una planta firmen las tarjetas de aprobación. «Nos atrasaría 60 años, a un sistema fallido», arguye el equipo Bush que está por mantener una legislación que cercenó buena parte de los derechos sindicales conquistados durante largos y hasta cruentos años de lucha por los trabajadores estadounidenses.

Comparado con el resto del mundo, Estados Unidos es uno de los países con un índice menor de trabajadores organizados, por lo que los empleadores tienen mano suelta para un sinnúmero de arbitrariedades y, en especial, es más explotada la fuerza laboral de los inmigrantes.

La fobia de la administración Bush a los sindicatos dentro de Estados Unidos es tal que recién ha «amenazado» con vetar un proyecto de ley contra el terrorismo si el Congreso lo promulga con un acápite condicional, para que los encargados de seguridad de los aeropuertos puedan formar sindicatos.

Scott Stanzel, vocero de la Casa Blanca dio a conocer que «si la legislación continúa en su forma actual, los asesores principales del presidente le recomendarán que vete la medida» y 36 senadores republicanos apoyaron esta amenaza, prometiendo que bloquearían cualquier intento que permita formar sindicatos a esos empleados.

Según el secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, permitir a los encargados de seguridad el formar sindicatos afectaría la capacidad de respuesta del departamento a posibles amenazas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.