Descubren mecanismo metabólico para el tratamiento de la obesidad

La investigación sugiere que la hormona denominada factor de crecimiento de fibroblastos 21 (FGF21) controla el uso de la grasa como energía

Autor:

Prensa Latina

Investigadores de la Universidad de Texas Southwestern, en Dallas (Estados Unidos), han descubierto un mecanismo metabólico en ratones que podría ser clave para el tratamiento de la obesidad. La investigación sugiere que la hormona denominada factor de crecimiento de fibroblastos 21 (FGF21) se libera en los ratones hambrientos mediante un receptor celular específico, que controla el uso de la grasa como energía. La liberación de FGF21 desencadena un cambio metabólico para quemar las grasas almacenadas en vez de los carbohidratos, e induce a un estado similar a la hibernación en el que disminuyen la temperatura corporal y la actividad física. Comprender cómo la FGF21 afecta la reducción de la presión sanguínea, el colesterol y los niveles de glucosa en sangre, podría conducir a la creación de una nueva clase de fármacos para tratar muchos trastornos humanos.

Danza obligatoria para todos los estudiantes de escuelas primarias y secundarias en China ha sido una de las soluciones implantadas en este país ante el incremento de la obesidad. Las clases estarán adecuadas a las características físicas y psicológicas de estudiantes de todas las edades, pero serán obligatorias a partir del próximo curso. La gran cantidad de tareas que realizan los alumnos chinos ha reducido sus actividades físicas y como resultado está aumentando la obesidad.

Cada año mueren en el mundo más de 17 millones de personas a causa de infartos y otros problemas cardiovasculares, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los responsables del estudio, realizado en 30 000 personas en países de Latinoamérica, aseguran que el tabaquismo, la obesidad y el incremento del colesterol son los responsables de ocho de cada diez infartos agudos del miocardio.

No obstante, los hábitos alimentarios no son el único tema que debe tenerse en cuenta, pues el sedentarismo, el abuso de sustancias tóxicas y la historia familiar, también constituyen factores de riesgo.

Las personas comen más cuando están pegadas a la televisión, y cuanto más entretenido es el programa, más comen, según una investigación presentada por el doctor Alan Hirsch, director de Neurología de la Fundación para el Tratamiento e Investigación del Olfato y el Gusto, de Chicago.

Hirsch investigó el impacto del olor, el gusto y los comportamientos alimentarios mientras se ve la televisión, midiendo el consumo de patatas fritas, y descubrió que al estar entretenida, la persona no se concentra en lo que come, y le cuesta más trabajo saciarse. Por eso el doctor, algo en broma pero también en serio, sugirió a quienes desean bajar de peso, apagar la televisión o ver algo aburrido.

El té puede ayudar a adelgazar, aseguran especialistas chinos, quienes luego de cinco años de investigaciones «hallaron que el compuesto polifenol en el té puede ayudar a las personas obesas en su batalla contra el sobrepeso». Los chinos han creído desde hace mucho en la conexión entre el té y la pérdida de peso, pero solo ahora se ha confirmado cinéticamente que diversos tipos de té, como el Oolong, famoso en China, contribuyen a mejorar la función del metabolismo y controlar la obesidad.

Frase célebre: Es mejor que te odien por quien eres a que te amen por quien no eres.

Proverbio

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.