Bolivia inicia diálogo que supere crisis

La mesa fue instalada por el presidente Evo Morales y participan ocho de los nueve prefectos

Autor:

Juventud Rebelde

COCHABAMBA.— El diálogo esperanzador entre ocho de nueve prefectos y el Gobierno, en presencia del presidente Evo Morales y facilitadores, se inició este jueves en busca de un acuerdo nacional destinado a superar la crisis política y social boliviana, reportó ABI.

La mesa de diálogo fue instalada por el Jefe de Estado —quien está acompañado por el vicepresidente, Álvaro García Linera, y algunos ministros y viceministros del Gobierno— en el Centro de Convenciones El Manantial de la localidad de Chiquicollo, a diez kilómetros de Cochabamba.

El viceministro de Descentralización, Fabián Yaksic, indicó que en estas conversaciones se pretenden alistar tres mesas de trabajo vinculadas a los ejes del conflicto: las autonomías y la nueva Constitución, los recursos del Impuesto Directo de Hidrocarburos (IDH) y un pacto para ocupar puestos vacantes en el poder judicial.

Los prefectos que participan en el diálogo, que el presidente Evo Morales pidió no interrumpir hasta lograr acuerdos, son los opositores de Santa Cruz, Beni, Tarija y Chuquisaca —agrupados en el llamado Consejo Nacional Democrático (Conalde)—, y las autoridades departamentales de Potosí, Oruro, La Paz y Cochabamba, afines al gobierno.

Solo está ausente el prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, detenido por instigar la masacre de campesinos ocurrida en El Porvenir el pasado 11 de septiembre y en la cual murieron unas 30 personas. Este jueves, la Sala III de la Corte Superior de Distrito de La Paz declaró improcedente el pedido de libertad del prefecto de Pando, quien continúa así detenido en la Academia de la Policía en su calidad de confinado, dijo DPA.

También están en el diálogo los máximos representantes de la Federación de Asociaciones Municipales, del Senado y de la Cámara Baja, así como de las cuatro fuerzas políticas con presencia en el Congreso Nacional: el Movimiento Al Socialismo (MAS), Poder Democrático y Social (Podemos), Unidad Nacional (UN) y el Movimiento Nacionalista Revolucionarios (MNR).

Como facilitadores, están representantes de la Unasur, la OEA y la ONU, delegados del grupo de los Países Amigos (Brasil, Argentina y Colombia) y de las Iglesias Católica, Metodista y Evangelistas.

Mientras transcurre el cardinal cónclave, otro importante acontecimiento, esta vez económico, tuvo lugar cuando las gigantes petroleras Gazprom de Rusia y Total de Francia firmaron este jueves un acuerdo con la estatal boliviana YPFB para invertir hasta 4 500 millones de dólares, en el mayor proyecto petrolero anunciado en el país sudamericano desde la nacionalización de la industria energética en el 2006.

El objetivo de la alianza es producir hasta 26 millones de metros cúbicos diarios de gas natural, dijo el presidente de YPFB, Santos Ramírez, sin dar plazos ni otros detalles del proyecto, en el acto de firma realizado en el presidencial Palacio Quemado.

«Esto no es para encontrar un pozo o dos pozos más, va mucho más allá de la simple explotación, va orientado a la industrialización de este recurso», precisó el presidente Evo Morales, quien dejó brevemente el crucial diálogo político nacional que se realiza en la ciudad central de Cochabamba para volar a La Paz y asistir al acto.

Mientras, centenares de campesinos y mineros, dice ABI, realizan una vigilia desde el miércoles en las inmediaciones del lugar donde se instaló el diálogo nacional para seguir de cerca los avances de este acercamiento.

«Los bolivianos y las bolivianas nos encontramos en emergencia y exigimos que el diálogo sea de manera honesta para poder pacificar el país», declaró Fidel Surco, presidente de la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam).

Surco dijo que no levantarán las medidas de presión —cerco y bloqueo de caminos— contra el prefecto Rubén Costas y el Comité Cívico de Santa Cruz hasta que haya la devolución total de los bienes públicos del Estado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.