No puede haber «equilibrio» con los golpistas hondureños

La situación en el país centroamericano es analizada este miércoles en sesión del Consejo Permanente de la OEA, en Washington

Autor:

Redacción Digital

Cuán obligados estamos a guardar un equilibrio o seguir llamando a ambas partes al diálogo, mientras un personaje como Micheletti se burla de la comunidad internacional, de la OEA, mata, tortura y se da el lujo de torturar a una embajada para seguir gobernando y burlando a un país que se resiste a su mandato.

Esta interrogante se la hacía Roy Chardeton, representante de Venezuela ante la OEA, durante una sesión del Consejo Permanente de la OEA en Washington, que analizaba especialmente la situación en el país centroamericano.

«Nosotros acá bajo con el síndrome del «equilibrio» no nos percatamos que pudieran llegar a ocurrir estallidos mayores. Si la OEA no se indigna en nombre de esta nación, nosotros sí estamos indignados ante la falta de decisiones y acciones de la OEA», enfatizó Chardeton.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, presentó un informe acerca de la situación en Honduras en esta sesión del Consejo Permanente.

Insulza explicó que hay un estancamiento en las conversaciones iniciadas el pasado 7 de octubre, en el punto que tiene que ver con la restitución de Manuel Zelaya, pero que ambas partes insisten en mantener el diálogo como única solución a la crisis política en este país.

Asimismo, manifestó preocupación ante la propuesta de los cabecillas golpistas de legitimar lo ocurrido el pasado 28 de junio, cuando es por todos conocido que lo ocurrido en Honduras fue un golpe de estado.

«Tenemos otra  preocupación importante en relación al acoso que se mantiene a la embajada de Brasil. Cuando una delegación de cancilleres y de altos representantes visitó la embajada fueron revisados por las fuerzas leales al gobierno golpista de Roberto Micheletti. No es normal que una sede diplomática y su personal sean vigilados de esa manera. Nos hemos acostumbrado a que la embajada esté vigilada y que los diplomáticos tengan que ser examinados pero ese tratamiento no es correcto», alertó Insulza.

Ruy Lima Casaes, portavoz de Brasil, se refirió a la definición de tortura. Enfatizó que toda actividad mediante la cual se cause sufrimiento físico o psicológico a una persona para obtener información o confesar determinados crímenes, viola los derechos humanos internacionales y que la prohibición de tortura se encuentra refrendada en diferentes tratados internacionales.

Ian Kally, representante norteamericano ante ese organismo regional, insistió en que las partes deben llegar a un acuerdo.

Mientras tanto, en Honduras los movimientos sociales exigen el cese de las maniobras dilatorias que impiden el retorno del presidente constitucional Manuel Zelaya.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.