Presidente yemenita viajó a Arabia Saudita para tratamiento médico

Al-Ahmar y sus fuerzas aceptaron acogerse a una tregua de una semana gestionada por el rey saudita, para tratar de retomar la mediación y conseguir un arreglo

 

Autor:

Juventud Rebelde

SANAA, junio 4.— El mandatario yemenita, Alí Abdulah Saleh, fue trasladado esta noche a Arabia Saudita para recibir tratamiento médico especializado por las heridas sufridas el viernes durante un ataque al palacio presidencial capitalino, publicó PL.

Luego de especulaciones sobre el paradero y la salud del gobernante, una fuente de su entorno confirmó al canal catarí Al Jazeera que Saleh estaba definitivamente en Riad, adonde ya habían viajado cuatro dirigentes políticos lesionados ayer en el mismo asalto.

El reino saudita, que ha estado mediando para tratar de conseguir una salida pacífica a la crisis que pase por la dimisión del jefe de Estado, había anunciado que el presidente de Yemen era esperado esta noche para atenderse lesiones en la cabeza, el cuello y el pecho.

La fuente de Al Jazeera aseguró que el gobernante yemenita había aceptado una oferta del rey Abdulah Bin Abdel Aziz de Arabia Saudita para viajar a Riad para tratamiento médico, pero otros medios se limitaron a informar que el viaje tendrá lugar en las próximas horas.

La agencia oficial de noticias SABA indicó a primeras horas del sábado que el primer ministro, el jefe del equipo de seguridad del presidente y dos titulares del parlamento fueron trasladados al vecino país para tratarse las heridas.

Los funcionarios resultaron lesionados ayer por obuses de mortero disparados contra la mezquita del palacio presidencial de Sanaa cuando asistían a las oraciones musulmanas del mediodía junto al jefe de Estado, de quien se había dicho que fue herido leve en la cabeza.

El ataque dejó un saldo de siete muertos, de acuerdo con funcionarios citados por SABA, que también precisaron que el asesor de seguridad y el presidente del parlamento están en condición crítica.

El Gobierno atribuyó la acción al líder de la confederación tribal Hashed, jeque Sadeq Al-Ahmar, quien negó cualquier relación con el ataque y refutó los calificativos de ilegales proferidos por Saleh.

Las autoridades del reino wahabita avalaron, como parte del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) Pérsico, un plan para que Saleh renunciara en un plazo de 30 días, pero este rehusó firmarlo y desató la reacción armada de la tribu Hashed, a uno de cuyos clanes pertenece.

Sin embargo, Al-Ahmar y sus fuerzas aceptaron hoy acogerse a una tregua de una semana gestionada por el rey saudita para tratar de retomar la mediación y conseguir un arreglo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.