Piden a Obama cierre de la prisión de la Base Naval de Guantánamo

La protesta se extendió desde la cadena humana frente a la Casa Blanca a otras ciudades de Estados Unidos y del mundo

 

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, enero 11.— Cientos de defensores de los derechos humanos, algunos de los cuales vestían uniformes naranjas y capuchas negras similares a los de los presos en el campo de detención de la ilegal Base Naval de Guantánamo, formaron una cadena humana frente a la Casa Blanca para protestar en el décimo aniversario de la creación allí de una cárcel estadounidense.

Pese a la lluvia helada, personas de todas las edades se unieron a la protesta y marcharon hacia la Suprema Corte y hacia el Capitolio, sede de los cuerpos legislativos, reportó DPA. Algunos manifestantes llevaban pegadas a la espalda  las fotografías de los detenidos que murieron en Guantánamo, añadió AFP.

Además, la multitud —entre los que habían miembros de la organización Testigos contra la Tortura, Amnistía Internacional (AI) y el Centro de Derechos Constitucionales— entonó cánticos y portaba carteles en los que se leía «Obama Close Gitmo» (Obama cierra Guantánamo), prisión en la que permanecen 171 detenidos, sin ni siquiera haber recibido aún acusaciones formales, ni juicio, salvo uno que está cumpliendo cadena perpetua tras haber sido condenado por una comisión militar en 2008, dijo DPA.

Notimex reportó que en el mitin frente a la Casa Blanca, numerosos oradores representantes de organizaciones de derechos humanos, líderes religiosos, militares y civiles exigieron la inmediata clausura de la prisión, además de presentarles cargos a los detenidos en corto plazo, someterlos a un juicio en cortes federales o en caso contrario dejarlos en libertad.

Numerosas pancartas pidieron a Obama el cumplimiento de su principal promesa al llegar a la presidencia, así como investigar y enjuiciar por los casos de tortura contra esos detenidos.

Ramzi Kassem, abogado de los detenidos en Guantánamo, indicó que los prisioneros iniciaron una huelga de hambre de tres días en los espacios abiertos de la prisión y se negaron a regresar a sus celdas en ocasión del aniversario, informó AFP.

Eventos similares se realizan este miércoles en Chicago, San Francisco, Boston y Miami, y hubo protestas en París, Londres, Toronto, Berlín y Bruselas.

Los principales medios de prensa y cadenas de televisión estadounidenses dedicaron amplios espacios para recordar los diez años de la llegada del primer grupo de prisioneros al territorio ocupado en contra de la voluntad del pueblo cubano, entre ellos el diario The New York Times, En un artículo, Jonathan M. Hansen, profesor de la Universidad de Harvard, opinó que la base en el sur de Cuba es un «enclave imperialista relacionado con el pasado», subrayó Prensa Latina.

Y en su edición matutina, el diario británico The Guardian calificó como burla el mantenimiento de la penitenciaría, después de la promesa de Obama de cerrar el centro tan pronto como asumiera la presidencia, hace más de tres años. La publicación recordó que de los 779 recluidos durante esta década, solo seis fueron sometidos a juicios, mientras unos 600 carecían de antecedentes en el momento de ingresar al reclusorio.

Este miércoles, AI publicó el informe Guantánamo: Una década de daños a los derechos humanos, en el que afirma que la cárcel se ha convertido en un símbolo del «fracaso sistemático» de Estados Unidos a la hora de respetar los derechos humanos, dejando un «legado tóxico» en esta materia.

Todas las agencias noticiosas hicieron referencia al tema al cumplirse el décimo aniversario de que fueran llevados a ese campo de concentración los primeros 20 detenidos, a los que ni siquiera se les reconoció la categoría de prisioneros de guerra y el Gobierno de George W. Bush, hijo, les adjudicó la categoría de «combatientes enemigos ilegales» para eximirlos arbitrariamente de la protección de la Convención de Ginebra.

Por su parte, Obama sumó dos decisiones en 2011 que dificultan las perspectivas para la clausura del penal: restablecer las comisiones militares para juzgar a los presos, suspendidas cuando asumió la presidencia, y firmó una polémica ley de gastos de defensa aprobada el 31 de diciembre que prohíbe el uso de dinero público para transferir a detenidos de Guantánamo a suelo estadounidense, así como para construir instalaciones destinadas a acogerlos, dijo EFE.

Entre las organizaciones que exigieron el cierre de Guantánamo se encuentran Human Rights Watch (HRW), el Centro para la Justicia y la Legalidad Internacional (CEJIL) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.