Con enfoque de clase

Más de un millón de personas se manifestaron el Día Internacional de los Trabajadores en el país sudamericano, en apoyo a las nuevas leyes y medidas que reivindican los derechos laborales, a la Revolución Bolivariana, y al presidente Chávez

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— Las multitudinarias marchas que trabajadores, estudiantes, amas de casa, personas de la tercera edad y otros sectores celebraron este martes en toda Venezuela, se interpretaron como un botón de muestra de lo que acontecerá en las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre: Hugo Chávez gana cómodo.

Las mayorías bolivarianas no solo acudieron a apoyar la nueva Ley Orgánica del Trabajo, aprobada el lunes por el estadista, ni solo por los incrementos del salario mínimo que entraron en vigencia: fue un evidente apoyo a la Revolución y a su líder.

Aunque no se habían publicado, al cierre de esta información, estimados de concurrencia afirmaban que en Caracas marcharon cientos de miles de venezolanos; tal vez, un millón; quizá más.

Fue una jornada donde se pronunciaron palabras y aludieron conceptos a veces olvidados: «clases», «socialismo»; o habitualmente manipulados: «democracia», «participación», «derechos laborales»...

Así, en las palabras centrales de las actividades citadinas, Elías Jaua, vicepresidente ejecutivo, decía: «Solo en la lucha del socialismo, se consiguen los derechos». O: «La clase obrera venezolana debe convertirse en una poderosa fuerza clasista, capaz de preservar lo que ha conquistado».

El canciller Nicolás Maduro, añadió por su parte en la plaza O`Leary, eje de los festejos por el Día Internacional del Trabajador: «Hoy podemos recordar el plomo, la peinilla, las bombas lacrimógenas y los mártires caídos, y decir en este Primero de Mayo de 2012 que ha valido la pena la Revolución y tener a Hugo Chávez Frías como líder y presidente de nuestra patria».

De joyas y patronales

El Primero de Mayo en Venezuela también fue utilizado por la derecha para manifestarse. Los cientos de miles de chavistas —quizá un millón— confluyeron con los opositores en un punto de la avenida Libertador, pero a diferentes niveles de la calle.

Aunque se trata de fuerzas sumamente polarizadas, no hubo ningún incidente, ni en Caracas ni en el resto del país, según informó el ministro del Interior y Justicia, Tareck El Aissami.

Convocados para un recorrido en la zona este de la Gran Caracas, la caminata de la oligarquía apenas cubrió tres cuadras.

Quizá hayan sido desestimulados por la interpretación que hizo el candidato ultraderechista para las elecciones presidenciales sobre el Día Internacional del Trabajador: «Yo no debo marchar, porque yo no soy un trabajador, yo soy un empleador», dijo —más o menos— el aspirante de los poderes hegemónicos globales ante las cámaras de televisión...

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.