Concluye Río+20 con un «consenso posible», dice Dilma Rousseff

La declaración «El futuro que queremos» no tiene el consenso de ecologistas, ONG sociales, e incluso delegaciones de países, por considerar que no está a la altura de los desafíos del planeta

Autor:

Juventud Rebelde

RIO DE JANEIRO, 22 Jun 2012 (AFP) - El acuerdo que suscribirán los líderes  mundiales este viernes en la cumbre Rio+20 es un «punto de partida» hacia el desarrollo sostenible, estimó la presidenta brasileña Dilma Rousseff, que destacó el papel de su país en la construcción del consenso alcanzado.

La Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo aprobó plan por el medio ambiente y contra la pobreza, dijo AFP, cuando los 191 países reunidos aquí se comprometieron con una transición hacia una economía verde tras diez días de reuniones, que del 20 al 22 estuvieron a cargo de los Jefes de Estado o de Gobierno o sus representantes.

El acuerdo «El futuro que queremos», de 53 páginas, define las grandes  prioridades del planeta, cuyos recursos naturales están seriamente amenazados y que enfrenta grandes retos sociales, como acabar con la pobreza y también el hambre de cerca de mil millones de personas.

Pero el plan de acción de los Gobiernos del mundo nació fuertemente criticado por los ecologistas, las ONG sociales, grupos ambientalistas e incluso delegaciones de países que, consideraron que no está a la altura de los desafíos del planeta.

Sin embargo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lo consideró «un muy buen documento», mientras la presidenta del Brasil, Dilma Rousseff, anfitriona de este encuentro apuntó que su país «fue el responsable por construir un consenso posible», y añadió que «el consenso  posible es un punto de partida y no de llegada. Lo que tenemos que exigir, es  que a partir de este documento, las naciones avancen», afirmó.

La acuciante crisis económica dejó su marca: los países ricos se mostraron reacios a repartir fondos como en el pasado, y los países en desarrollo fueron  reticentes a ceder más sin esos compromisos económicos, comentó AFP, sobre la Cumbre considerada la mayor de la historia de la ONU, y la cuarta por el desarrollo sostenible del planeta desde 1972, y a la que asistieron 86 jefes de Estado y de Gobierno.

Según AP, el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, fue uno de los que expresó en su discurso la desilusión por los resultados del encuentro al advertir que el mundo avanzó poco desde la histórica cumbre de 1992, celebrada 20 años atrás en Rio de Janeiro.

«Al igual que muchos, nos sentimos desilusionados porque durante las últimas dos décadas, a pesar de algunos adelantos, no se ha progresado con la celeridad que el mundo reclama y la conclusión de este cónclave no parece estar a la altura de lo que, para su reparación, nuestra madre tierra exige», declaró Fernández.

En conferencia de prensa, la ministra brasileña de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, criticó a los países ricos por no comprometerse con financiamiento, y apuntó que fueron los países pobres los que asumieron metas más ambiciosas.

Grupos ambientalistas y movimientos sociales también comentaron sobre el poco avance alcanzado en la Río+20. «El texto acordado no tiene la fuerza para hacerle frente a los desafíos ambientales y de desarrollo de nuestro tiempo. Esta fue una oportunidad perdida para reforzar el diálogo global y conducir una mayor acción en torno a la sustentabilidad», comentó a periodistas Manish Bapna, presidente de la organización ambientalista World Resource Institute.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.