Oposición pide a Netanyahu que aclare sus intenciones de guerra contra Irán

Estados Unidos dice no compartir la misma percepción sobre el supuesto peligro del programa nuclear iraní; no obstante ratifica su vínculo indisoluble con Tel Aviv y la seguridad del régimen sionista

Autor:

Juventud Rebelde

TEL AVIV, agosto 20.— Shaul Mofaz, líder del principal partido de la oposición en Israel, el Kadima, exigió este lunes al primer ministro, Benjamín Netanyahu, una reunión urgente para abordar «sus intenciones de llevar al país a una guerra con Irán», reportó EFE.

Así se lo demandó en una misiva que remitió al jefe del Gobierno israelí, con el que quiere analizar cuanto antes la cuestión iraní, según informan medios locales.

La carta de Mofaz responde a las recientes declaraciones públicas hechas por Netanyahu y el titular de Defensa, Ehud Barak, a favor de una intervención militar israelí destinada a frenar el programa nuclear iraní, incluso sin contar con el visto bueno de Washington.

De acuerdo a la legislación israelí, el primer ministro debe dar parte sobre diferentes cuestiones al jefe de la oposición de forma mensual.

Mofaz también ha dado a conocer un «documento clasificado» que contiene los principales asuntos que pretende abordar en la reunión con Netanyahu, un texto que también ha sido remitido al ministro de Defensa, al fiscal general y al responsable de la Comisión de Defensa y Asuntos Exteriores del Parlamento.

El documento incluye una serie de interrogantes sobre el estado de preparación de Israel ante una eventual guerra con Irán y las relaciones con Estados Unidos, de acuerdo a la radio del Ejército israelí Galei Tzahal.

El dirigente del Kadima, que abandonó la coalición gubernamental el mes pasado por divergencias con Netanyahu sobre una legislación destinada a reclutar en el Ejército al colectivo ultra-ortodoxo, dijo que en esta ocasión el primer ministro está «cruzando las líneas rojas» saltándose a la opinión pública, dañando las relaciones con la Casa Blanca y perdiendo el control sobre su gabinete.

Según escribe Mofaz, un ataque israelí contra instalaciones nucleares de Irán alcanzará solamente resultados limitados, además de «la pérdida de vidas, el grave daño a la retaguardia (del país) y una erosión profunda de la situación política de Israel», como consecuencia de «esa acción inmoral e ilógica desde el punto de vista operativo en las actuales circunstancias».

En la misiva también critica a Netanyahu por su gestión de las relaciones diplomáticas con Washington y se pregunta: «¿Cuál es el verdadero objeto de ampliar la brecha con EEUU?», en particular en el período previo a la celebración de elecciones presidenciales el próximo noviembre.

Mofaz ha sido el último dirigente en sumarse a la campaña de oposición a los planes de guerra de Netanyahu y Barak respecto a Irán tras las críticas del presidente israelí, Simón Peres, y el general retirado Uri Saguí, un reconocido estratega militar de los tiempos del proceso de paz de Oslo.

Asimismo, más de 400 israelíes, entre los que se cuentan prominentes profesores universitarios, han firmado una petición en internet para instar a los pilotos de combate de la Fuerza Aérea a desobedecer órdenes en ese sentido.

También son cada vez más los altos mandos castrenses, en funciones y retirados, que alzan su voz en contra de un ataque a Irán.

En tanto, el jefe del estado mayor estadounidense, general Martin Dempsey, dijo que Estados Unidos e Israel no tienen la misma percepción sobre el supuesto peligro del programa nuclear iraní, al que las grandes potencias occidentales acusan de tener objetivos militares a pesar de que Teherán advierte que es sus fines son civiles.

«Nosotros reconocemos recíprocamente que las agujas de nuestros relojes giran a un ritmo diferente», el militar con el más alto rango en Estados Unidos.

Dempsey dijo que Israel podría estar condicionado por el hecho de sentirse bajo la sombra de lo que denominó una «amenaza existencial, cosa que nosotros no sufrimos», citó ANSA.

Destacó que los contactos con sus socios israelíes son estrechos y frecuentes, y precisó que hay dos coloquios por semana con su par, el general Benny Gantz, para «confrontar las informaciones» de inteligencia y evaluar las «implicancias regionales».

«Es posible que los dos países interpreten las mismas informaciones alcanzando conclusiones distintas. Yo creo que este es el caso», sostuvo Dempsey.

El gobierno de Israel insiste en que se acerca el momento del supuesto riesgo de que el programa nuclear iraní entre en una suerte de «zona de inmunidad», con lo cual expone la opción de un ataque israelí en breve, pese a la oposición de Washington.

En tanto, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, declaró este lunes que «hay tiempo y espacio para una solución diplomática sobre Irán».

No obstante, aclaró, Estados Unidos «tiene un vínculo indisoluble con Israel y está comprometido con su seguridad».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.