Parece que Venezuela quedará «pintadita» de rojo

A casi 15 días de las elecciones regionales, las firmas encuestadoras más fiables coinciden en que la mayoría de las gobernaciones quedará en manos chapistas

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— No están haciendo estudios de campo tan puntillosos como para los comicios presidenciales. No obstante, las encuestadoras locales siguen atentas al curso de la campaña electoral para las gobernaciones. Las más confiables, por los pronósticos realizados para el 7 de octubre, coinciden. Estiman que la mayoría de las regiones quedará en manos chavistas.

El 16 de diciembre se escogerá a quienes asumirán las riendas de los 23 estados del país durante los cuatro años venideros y las 237 personas que irán para los legislativos estaduales. (En el distrito capital —la 24 entidad administrativa—, se vota por alcaldes, proceso que acontecerá en los 335 municipios del país en algún momento del primer semestre de 2013).

En la actualidad solo en ocho estados mandan hombres de la oposición. Para el 16-D, algunos opinan que podrían ser menos.

Los candidatos socialistas son, al parecer, los favoritos. No será un paseo por el prado. En algunos estados influirá la falta de cohesión entre partidos, organizaciones y movimientos de la Revolución. Con Chávez marchan juntos; no así con los líderes regionales. La fractura entre los votantes de izquierda pudiera conducir a perder algunas entidades si el PSUV y los partidos aliados en las regiones no se tiran a fondo.

Por otro lado, y debido a la polarización política en este país, las elecciones regionales están a caballo entre la figura de Chávez (no pocos volverán a votar en su contra y el proyecto que lidera sin mirar el nombre o eficiencia de quien esté bajo su paraguas) y las cuitas locales (a la hora del voto pesará mucho, quizá más que Chávez, la sensación de capacidad de gobierno que cada aspirante demuestre).

Así, el desafío de los candidatos socialistas a las gobernaciones ha sido, desde el inicio de campaña, el pasado 1ro. de noviembre, aterrizar los programas de la Revolución en las bases y demostrar cercanía, empatía y potencial de resolución de los dilemas estaduales. Si lo lograron o no, lo sabremos el 16-D.

Lo que dicen las encuestadoras

Venezuela es un país con una sólida conciencia de nación. Nada más hay que echar un vistazo a su historia para saberlo.

No obstante, cuando se va a los localismos, hay una increíble diversidad de idiosincrasias. No es lo mismo un llanero, que un gocho andino. Un caraqueño, que un oriental. Incluso en las regiones del este, las diferencias entre Anzoátegui y Delta Amacuro son grandes. Y qué comentar del sureño Amazonas.

Por el momento, y dada la incapacidad de un reportero de prensa extranjero de entender los intríngulis, características y tensiones políticas Estado por Estado, la pauta más veraz para aproximarse a este complejo proceso electoral está en las encuestadoras (las serias, por supuesto)... Veamos qué dicen.

Luis Vicente León, director de Datanálisis (preferida de los grandes medios occidentales, totalmente ajena al chavismo, pero muy reputada y profesional, y a la que yo también le presto atención), considera que «no hay ninguna posibilidad de que la oposición gane la mayoría de las gobernaciones». Da por «descontado que el chavismo va a ganar».

En entrevista a Televen, explicaba que en las elecciones regionales «las posibilidades de la oposición mejoran con respecto a la presidencial, pero eso no quiere decir que van a ganar». Y sobre la ascendencia de Chávez en este proceso afirmó que el bolivariano es «un imán para atraer votos».

El director de Hinterlaces, Oscar Schemel, hombre ni cercano ni lejano del oficialismo, pero con una compostura, talante y ecuanimidad extraordinarios, considera que en los comicios estaduales predominará la racionalidad sobre el componente emotivo, que tiene gran peso en los presidenciales.

El 16-D —considera— el «elector va a elegir al candidato que le garantice la realización de obras, el que tenga recursos».

Durante el encuentro Encuestas electorales y observatorio de medios, convocado por el Consejo Nacional Electoral, aseveró que ahora se verían «cambios importantes en algunos estados». En mi criterio, Schemel da grandes posibilidades de hegemonía al gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Germán Campos, jefe de la encuestadora Consultores 30.11, es un hombre de izquierda, pero con un prestigio profesional más que probado, incluido nexos de trabajo con encuestadoras de EE.UU. En su opinión: en las regionales «los candidatos socialistas obtendrán la mayoría de las gobernaciones».

Estima que el elector pensará primero en el desarrollo de sus estados y el país, y no en políticos que «se conviertan en gobernador para confrontar con el Gobierno Nacional».

Por último, Jesse Chacón (hombre de Chávez), quien dirige la fundación GIS-XXI, y cuyas encuestas fueron las más cercanas a los resultados del 7-O, afirmó a mediados de noviembre, en un encuentro con la prensa nacional y extranjera, que «el 17 de diciembre lo más seguro es que amanezca una Venezuela regional con mapas con más pintura roja de la que tiene hoy».

Como he dicho, las regiones no tienen porqué generar altos grados de ingobernabilidad que afecten de forma drástica al poder central, pero en manos opositoras promueven inestabilidad, retardan políticas y obstaculizan el proyecto social.

Las elecciones regionales son estratégicas. Del mapa político estadual en los próximos cuatro años, dependerá en cierto grado una mayor consolidación de la Revolución Bolivariana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.