Huelgas en Francia adquieren fuerza «nuclear» - Internacionales

Huelgas en Francia adquieren fuerza «nuclear»

La intensificación de las protestas por el proyecto de reforma laboral alcanza sectores estratégicos como la energía, los combustibles y el transporte

Autor:

Juventud Rebelde

PARÍS, mayo 26.— Las huelgas en Francia contra un proyecto de reforma laboral del Gobierno de François Hollande causan perturbaciones en el aprovisionamiento de gasolina y en los transportes y se extendieron este jueves a las centrales nucleares.

AFP reportó que, en el octavo día de movilización, la Policía se enfrentó a encapuchados durante una gran manifestación de protesta contra la reforma laboral en París, después de que algunos asistentes rompieran vitrinas y dañaran vehículos.

Activistas sindicales bloquearon varios puentes y conductores de trenes y controladores aéreos cesaron en gran parte su actividad.

La parálisis creciente del país se produce a dos semanas de la inauguración de la Eurocopa de Fútbol, el 10 de junio, día para el cual los sindicatos han llamado a huelga a los empleados del metro.

Aunque algunos bloqueos en depósitos de combustible y refinerías en el norte del país fueron anulados, muchos conductores seguían atascados en largas filas en las gasolineras.

La novena jornada de movilización general, una concentración única en París, se llevará a cabo el 14 de junio.

Este jueves, el primer ministro Manuel Valls admitió la posibilidad de «cambios» o «mejoras» en el proyecto de ley y anunció que recibiría el sábado a representantes «del sector petrolero», pero volvió a descartar el retiro del polémico texto.

Según el Gobierno, la ley dará mayor flexibilidad a las empresas para luchar contra el desempleo, sin embargo sus detractores consideran que aumentará la precariedad laboral y critican en particular su artículo 2, que da primacía a los acuerdos de empresa sobre las negociaciones por ramas profesionales.

Valls afirmó que ese artículo «no se modificará», y el presidente Hollande respaldó su determinación en declaraciones desde Japón, donde participa en la Cumbre del G7.

El primer ministro cargó contra la «irresponsabilidad» de la central sindical CGT, principal organizadora de las protestas: «No se puede bloquear un país, no se puede atacar los intereses económicos de Francia de esa forma», afirmó Valls ante el Parlamento.

El bloqueo de cinco de las ocho refinerías y de depósitos de petróleo obligó al Gobierno a echar mano de sus reservas estratégicas de carburante. El Estado ya había utilizado el miércoles tres de los 115 días de reservas disponibles.

La protesta crece este jueves con el voto favorable a la huelga en las 19 centrales nucleares, que aseguran el 75 por ciento del aprovisionamiento eléctrico del país.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.