Franceses se mantienen en las calles contra plan laboral del gobierno

Sus detractores opinan que se trata de un proyecto que favorece a los empresarios y daña los derechos de los trabajadores

Autor:

Juventud Rebelde

PARÍS, junio 23.— Al llamado de organizaciones sindicales, una nueva jornada de manifestaciones se vive este jueves en Francia para continuar exigiendo la retirada definitiva de un plan laboral del gobierno, informa Prensa Latina.

El texto, actualmente debatido en el Senado, genera desde hace más de tres meses acciones de rechazo, ya que sus detractores opinan que se trata de un proyecto que favorece a los empresarios y daña los derechos de los trabajadores.

El tema resulta especialmente sensible, sobre todo en un país donde la tasa de desempleo se ubica en torno al diez por ciento.

Hay oposición al plan incluso en el seno del gubernamental Partido Socialista, donde varios de sus miembros opinan que da al empresariado mayores poderes en materia de organización del tiempo de trabajo y de despidos.

En el caso de París, la movilización de este jueves tendrá lugar bajo un fuerte dispositivo de seguridad ya que serán desplegados 2 300 policías.

Tras unas discusiones con el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, líderes de los principales sindicatos de Francia anunciaron ayer que la manifestación, inicialmente prohibida por la policía que alegó razones de seguridad, fue autorizada.

Las organizaciones sindicales y estudiantiles obtuvieron el derecho de manifestación en la ciudad con un recorrido propuesto por el ministro del Interior, así como la autorización a movilizarse al 28 de junio según unas modalidades aún por determinar, explicó a medios de prensa Philippe Martínez, de la Confederación General del Trabajo.

El desfile debe seguir un trayecto de aproximadamente 1,8 kilómetros, bastante más corto que el previsto, en la zona de la plaza de la Bastilla.

Las críticas se sucedieron el miércoles tras conocerse que la prefectura de policía de París anunció la prohibición de la manifestación.

Los choques verbales comenzaron desde principios de esta semana cuando la prefectura propuso una concentración estática en lugar del desfile planeado por siete sindicatos, el cual estuvo precedido por una marcha nacional el 14 de junio en esta urbe durante la que ocurrieron violentos enfrentamientos.

El gobierno había insistido en la concentración estática al considerar que no hubieran hecho falta tantos efectivos policiales, una propuesta rechazada por las centrales sindicales ya que opinan que no supone un riesgo inferior de incidentes violentos y porque piensan que el derecho de manifestación es básico en democracia.

Desde la semana pasada, acechaba la posibilidad de una prohibición después de que el presidente galo, François Hollande, amenazó con adoptar esa medida.

El secretario nacional del Partido Comunista Francés, Pierre Laurent, subrayó mediante un comunicado que al margen de la movilización nacional (del 14 de junio en París), bandas de alborotadores sembraron nuevamente la violencia.

«El gobierno utiliza esos hechos reprobables y que nosotros condenamos para tratar de desacreditar a los manifestantes y a los sindicatos organizadores», enfatizó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.