Con Macron presidente sigue el juego de manos - Internacionales

Con Macron presidente sigue el juego de manos

Consciente de que muchos le votaron solo para frenar a la ultraderecha, el mandatario buscará la gobernabilidad en legislativas de cálculo a diestra y siniestra

Autor:

Juventud Rebelde

PARÍS, mayo 8.— El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, enfrenta su primer gran desafío: formar un Gobierno para librar la incierta batalla de las legislativas de junio en un país profundamente dividido.

Con 39 años, el mandatario más joven en la historia francesa desde Napoleón se hizo del puesto al imponerse en segunda vuelta a la ultraderechista Marine Le Pen, con el 66,1 por ciento de los sufragios contra el 33,9 por ciento alcanzado por ella.

AFP refiere que la amplia victoria de Macron quedó empañada por una tasa de abstención récord (25,44 por ciento), la más alta desde 1969, a lo cual se suman los votos blancos y nulos, que rozan el nueve por ciento, otro máximo.

El político centrista dijo ser consciente de que muchos de los que le votaron no le han dado «un cheque en blanco». Macron sabe que muchos electores votaron por él sin entusiasmo, solo para frenar a la extrema derecha. Esos votos «por eliminación», en vez de por «convicción», no están ganados de antemano para las legislativas.

Macron, que dice confiar en la «coherencia» de los franceses, pidió a los electores que le concedan en junio una «mayoría de cambio». Su margen de maniobra dependerá del resultado que obtenga en esos comicios su partido ¡En Marcha! —rebautizado ahora por él como La República en marcha— y de las alianzas con otras formaciones.

Todo son manos en Francia. Según sondeos, su movimiento cosecharía entre un 24 y 26 por ciento de votos, por delante del partido conservador Los Republicanos (22 por ciento), la extrema derecha del Frente Nacional (del 21 al 22 por ciento), la izquierda de Jean-Luc Mélenchon (entre 13 y 15 por ciento) y el Partido Socialista (entre el 8 y el 9 por ciento). La telaraña política se teje intensamente.

El traspaso de mando se llevará a cabo el próximo domingo, día en que expira el mandato de François Hollande, quien, hundido en los sondeos, renunció a buscar la relección. A partir de ese momento, Macron anunciará el nombre de su primer ministro, que ya decidió pero se niega a revelar.

Por su parte, Marine Le Pen celebró —no sin motivo— el resultado «histórico y masivo» de su partido y prometió continuar la batalla y tomar revancha como principal fuerza de oposición.

Con más de diez millones de votos, el Frente Nacional (FN) superó el récord histórico del partido. En la misma elección, hace 15 años, su padre y fundador del FN, Jean-Marie Le Pen, consiguió apenas 700 000 votos frente al conservador Jacques Chirac.

Ahora, Marine dijo que liderará «ese combate electoral». Además de tal reto, el nuevo Presidente deberá enfrentar desafíos económicos como el desempleo. Francia, segunda economía de la Eurozona, tiene una tasa de desocupación del diez por ciento, muy por encima de la de Alemania (3,9 por ciento) y del promedio de la Unión Europea (ocho por ciento).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.