No «escampa» en Reino Unido y ahora arde una torre

El brexit, el terrorismo, las tensiones negociadoras y sorpresas electorales conforman un rosario de angustias al que se unió un trágico fuego

Autor:

Juventud Rebelde

LONDRES, junio 14.— El gigantesco incendio declarado en la noche del martes en la Torre residencial Grenfell, de 120 apartamentos sociales, ha causado al menos 12 muertos y generaba este miércoles críticas de los residentes por la deficiente gestión del inmueble.

«Puedo confirmar que murieron 12 personas», pero «desgraciadamente, me temo que el saldo aumentará», declaró Stuart Cundy, comandante de la Policía Metropolitana londinense, quien agregó que muchas personas siguen desaparecidas.

Un despacho de AFP refirió que fueron hospitalizadas 78 personas, de las cuales 18 estaban en estado crítico. Varios supervivientes dijeron haber visto a residentes cayendo o saltando desde la torre residencial de 24 pisos y otros relataron cómo la gente, en un gesto desesperado por salvar a sus hijos, los dejaba caer por las ventanas.

La torre, construida en 1974, estaba completamente calcinada, pero Dany Cotton, jefa del Departamento de Bomberos de Londres, descartó que se derrumbe. Los bomberos consiguieron llegar a la zona más alta y utilizaron drones para examinar las plantas superiores.

Aún en la noche del miércoles se desconocían las causas del incendio, sin embargo no tardaron las críticas entre moradores que denuncian la insuficiencia de las autoridades locales y de la empresa responsable de la gestión del edificio.

A finales de 2015, el 90 por ciento de los residentes firmó una queja «por la mala gestión de la empresa responsable del mantenimiento. El administrador me amenazó personalmente», reveló David Collins, presidente hasta octubre pasado de la asociación de residentes de la torre. «Escuché que algunas alarmas de incendio no funcionaron; no me sorprende. Estoy consternado, mortificado, pero no sorprendido», agregó.

Collins también señaló la responsabilidad de la municipalidad del barrio de Kensington y Chelsea: «Les informamos de nuestras preocupaciones y pedimos una investigación independiente, pero no nos escucharon», lamentó.

Según documentos difundidos en internet, un colectivo de residentes se había quejado en varias ocasiones en estos últimos años del estado del edificio y de los posibles riesgos de incendio. «Nadie quiso hacer caso a todas nuestras advertencias; una catástrofe como ésta era inevitable», publicó en su blog el Grupo de Acción de Grenfgell, después de la catástrofe.

Gavin Barwell, el nuevo jefe de gabinete de la primera ministra Theresa May y exministro de Vivienda, fue acusado por el diario The Daily Mirror de haber engavetado un informe de hace varios años que señalaba el riesgo de incendio en edificios como la torre Grenfell.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, declaró que estos testimonios plantean «preguntas que esperan respuestas». Un portavoz de Downing Street señaló que Theresa May está «profundamente entristecida por la pérdida trágica de vidas en la torre Grenfell».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.