Putin y Trump hacen portada en G-20

Los mandatarios de Rusia y Estados Unidos priorizan el tema sirio y acuerdan cese al fuego para el sur del país árabe

Autor:

Juventud Rebelde

HAMBURGO, julio 7.— El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó como «un honor» haberse reunido por primera vez con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y dijo que espera que ocurran cosas positivas en la relación entre las dos potencias mundiales.

«Putin y yo hemos estado discutiendo varias cosas y creo que van muy bien», declaró Trump a los periodistas, sentado junto al líder ruso, con quien se reunió este viernes en el marco de la cumbre del G-20 (19 países más la Unión Europea), reportó Reuters.

«Tuvimos unas conversaciones muy, muy buenas. Estamos esperando que ocurran muchas cosas muy positivas para Rusia, para Estados Unidos y para todos los interesados. Y es un honor estar con usted», comentó.

En tanto, Putin dijo que habían hablado antes por teléfono, pero que una conversación telefónica nunca es suficiente, al tiempo que calificó el encuentro como importante reunión bilateral. «Estoy encantado de conocerlo personalmente», afirmó el líder ruso.

Sin embargo, apenas un día antes, en Varsovia, Trump había criticado a Rusia y señalado que Occidente debe hacer frente a «aquellos que lo socavarían y destruirían». A seguidas, el mandatario instó a Rusia «a cesar sus actividades de desestabilización en Ucrania y otras partes y su apoyo a regímenes hostiles como Siria e Irán».

ANSA refiere que este viernes, en Hamburgo, el canciller ruso, Sergei Lavrov, describió una «atmósfera constructiva entre ambos presidentes, quienes demostraron voluntad para hallar soluciones a los problemas entre los dos países, y en todo el mundo». Según Lavrov, Trump «dijo que escuchó las declaraciones de Putin acerca de que el Kremlin no se entrometió en las elecciones estadounidenses y Estados Unidos acepta esta posición».

El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, apreció una «química positiva», pero reveló que hubo intercambios de palabras «muy vigorosos» y agregó que Trump inició el encuentro cara a cara con el planteo sobre la intromisión del Kremlin en los comicios de su país.

La agencia AFP informó que, tras la masiva manifestación del jueves, en la que 159 policías y decenas de manifestantes resultaron heridos y en las que hubo 29 detenciones, este viernes estallaron nuevos altercados, con el centro de Hamburgo totalmente bloqueado.

La Policía local, con respaldo de fuerzas de todo el país y también de Austria, pidió refuerzos de otros cuerpos de Alemania para hacer frente a las manifestaciones y a los enfrentamientos con militantes anti-G20. Cerca de 20 000 agentes, con el apoyo de helicópteros, cañones de agua y drones de vigilancia custodian la cumbre de dos días.

Desde Ciudad del Vaticano, ANSA recoge el llamado del papa Francisco al G-20 para que los gobernantes den «prioridad absoluta a los pobres, los refugiados, los que sufren, los despojados y excluidos, sin distinción de raza, religión o cultura así como a rechazar los conflictos armados».

Siria en la agenda

Siria ocupó buena parte del primer encuentro personal entre Putin y Trump, quienes acordaron establecer un cese del fuego entre las fuerzas combatientes en la zona suroeste del país árabe, fronteriza con Jordania, en otro paso hacia la solución política del conflicto que dura más de seis años.

«El alto el fuego se declarará el 9 de julio a partir del mediodía hora de Damasco», confirmó el canciller ruso Serguéi Lavrov, según reportó la agencia Sputnik.

Lavrov comentó que Rusia y EE. UU. «se comprometen a garantizar el cumplimiento de la tregua por todos los bandos que actúan en el suroeste de Siria».

Puntualizó que expertos de Rusia, EE. UU. y Jordania acordaron en Amán, el 7 de julio, un memorando sobre la creación en el suroeste de Siria de una zona de desescalada en la que regirá la tregua. «Son las regiones de Deraa, Al Quneitra y Suwayda», precisó.

«Al principio, la seguridad alrededor de esta zona de distensión se garantizará con las fuerzas de la policía militar rusa en coordinación con los jordanos y los norteamericanos», agregó el titular de Exteriores, y apuntó que todavía «sigue la conversación sobre la zona del norte».

Por su parte, en cierto tono discordante, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, señaló que «el tema de las fuerzas que se desplegarán en las zonas de desescalada en Siria aún está discutiéndose».

«Ya está claro que nosotros (EE. UU., Rusia y Jordania) aportaremos estas fuerzas, pero aún nos falta ultimar unos detalles que, según pienso, nos llevará menos de una semana», afirmó Tillerson.

Reportes procedentes de Washington indicaron que la Casa Blanca se inclina ahora por una nueva estrategia con respecto a Siria, reveló el diario The Daily Beast.

El periódico dijo que Washington aceptaría, al menos a corto plazo, la permanencia de Bashar al-Assad en el poder, las zonas de distensión propuestas por Rusia y sus aliados y la presencia de patrullas militares rusas en algunas partes de Siria.

En otra nota de disenso con su par ruso, Tillerson dijo que para la Casa Blanca el presidente Bashar al-Assad y su familia no tendrán larga vida política en Siria.

No vemos perspectiva ninguna de larga vida política para Al-Assad y su familia, lo damos a entender a todos, lo dejamos claro en la discusión con Rusia, apuntó Tillerson.

Rusia ha reiterado más de una vez que la decisión respecto al futuro Gobierno de Siria dependerá exclusivamente del libre derecho de su pueblo a elegir su presidente, una vez resuelta la pacificación del país mediante el diálogo político entre las partes en conflicto.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.