¿Un proyecto doblemente censurado?

Autor:

Juana Carrasco Martín

Acaban de salir a la luz 25 temas de 2005 que la gran prensa de Estados Unidos no publicó o le dio un tratamiento tan ínfimo que prácticamente desaparecieron de la vista pública. Se trata del Proyecto Censurado, una investigación que desde hace 30 años realiza el profesor Carl Jensen, de la Universidad Sonoma State de California, junto a alumnos y algunos de sus colegas.

Fue a raíz del escándalo Watergate que surgió la preocupación en el académico. Los grandes medios estadounidenses dejaban de lado importantes acontecimientos que no pueden ser conocidos por televidentes y lectores de EE.UU. y «por extensión de todo el llamado mundo occidental» porque «están controlados por menos de media docena de supercorporaciones», dice el periodista chileno Ernesto Carmona, tras entrevistar al profesor de sociología Peter Phillips, quien prosigue la labor de Jensen, jubilado en 1996.

«Interesado en el incremento de los problemas sociales y la aparente apatía pública, hice un esfuerzo de investigación nacional en 1976, llamado Proyecto Censurado, para explorar si realmente existía una omisión sistemática de ciertos problemas en nuestros medios de comunicación nacionales», explicó Jensen al cumplirse 30 años de ese proyecto.

Cada año procesan un millar de historias y seleccionan los 25 temas «más censurados», los que solo se encuentran «en sitios web, revistas de circulación reducida, boletines, pequeñas estaciones de radio y TV o en las últimas páginas de periódicos regionales y locales».

Las de 2005 son encabezadas por el futuro de Internet, debate que han ignorado los grandes medios, porque compañías de cable como AT&T, Comcast y Verizon están apoderándose de la red de redes.

En la lista se encuentra más de una vez Halliburton, la empresa del vicepresidente Dick Cheney, porque vendió componentes para un reactor nuclear a una gran empresa iraní de desarrollo petrolero; porque el Departamento de Seguridad de la Patria le otorgó contrato por 385 millones de dólares para construir nuevas prisiones en Estados Unidos; o porque la inversión de Cheney en ese consorcio que dirigió hasta asumir su cargo en la Casa Blanca, creció este año más de 3 000 por ciento. ¿Cómo no va a crecer si «reconstruye» Iraq y también Nueva Orleans, y es una de las principales contratistas de la actual administración? Como resultado, el valor de las acciones de Dick Cheney creció de 241 498 dólares en 2004 a más de ocho millones en 2005, según denunció el senador demócrata por New Jersey, Frank Lautenberg.

Tampoco se habló de que «Aumentan el hambre y el desamparo en EEUU», según el reporte anual de la Conferencia de Alcaldes de EE.UU.; o que torturadores de Estados Unidos matan en Afganistán e Iraq, como documentó la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU) el 25 de octubre de 2005.

Tampoco esa prensa tan libre informó que el Banco Mundial financia el muro de Israel, aunque en 2004 la Corte Internacional de Justicia ordenó echarlo abajo; ni que estudios recientes confirman la peligrosidad de los alimentos genéticamente modificados y la Organización Mundial del Comercio conoció de esos informes; o que Human Rights Watch ha denunciado que el gobierno de Bush planea reanudar la producción de minas terrestres antipersonales.

Los temas son 25 y es laudable el esfuerzo iniciado por Jensen y continuado por sus colaboradores, quienes recomiendan: «Si usted ve una historia y se sorprende de que no haya sido cubierta por los grandes medios de comunicación, lo animamos a que nos la envíe al Proyecto Censurado», porque se eligen noticias que contengan información que el grueso del público de EE.UU. tiene derecho a conocer y necesita saber, pero sin acceso limitado.

¿Será entonces responsabilidad nuestra que en ninguno de los reportes del Proyecto Censurado tampoco haya aparecido entre las principales 25 noticias ocultadas y omitidas en Estados Unidos, el caso de los cinco cubanos que fueron detenidos en septiembre de 1998, condenados en un proceso totalmente ilegal, sometidos a un trato inhumano, violados sus derechos elementales y los de sus familias?

Quizá la omisión ocurra porque se trata de una información de «acceso limitado» o ¿acaso el Proyecto Censurado también tiene su propia censura?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.