Rinden homenaje a primer jugador negro de Grandes Ligas

Autor:

Raúl Arce

Exactamente seis décadas después del debut de Jackie Robinson, el primer jugador negro en las Grandes Ligas del Béisbol de Estados Unidos, numerosos peloteros jugaron allí, el pasado fin de semana, vistiendo el número 42 de aquel legendario atleta.

Robinson, a la sazón con los Dodgers del Brooklyn (Nueva York), rompió la barrera racial en una época en que abundaban los insultos y desprecios a los jugadores negros. Y tan esplendorosa fue su irrupción, que lo eligieron entonces el novato del año.

Durante su temporada inicial, a partir del 15 de abril de 1947, este hombre de 5 pies, 11 pulgadas, 204 libras de peso y bateador derecho, acumuló 175 hits en 590 veces al bate (.297), con 12 cuadrangulares. Había nacido el 31 de enero de 1919 y murió el 24 de octubre de 1972.

Por cierto, se dice que Robinson vistió por primera vez el uniforme del Brooklyn sobre el terreno del actual estadio Latinoamericano, un recinto que había sido inaugurado en 1946. Meses después de la apertura del coloso del Cerro, los Dodgers acudieron allí a realizar su entrenamiento de primavera.

Su hazaña, sin embargo, no está acorde con la cantidad de jugadores negros en el béisbol estadounidense de mayor nivel, ya que solamente 72 peloteros de esa raza visten uniformes en las Mayores, para un 8,4 por ciento, el nivel más bajo desde la década de los 60 de acuerdo con un estudio universitario. La cifra está muy por debajo del 59,5 por ciento de blancos, y cerca del 30 por ciento de ascendencia hispana.

En 1995, el 19 por ciento de los jugadores en las Mayores eran negros; en el 2005, los Astros de Houston, que perdieron por barrida la Serie Mundial contra los Medias Blancas de Chicago, no tenían en su roster a ningún jugador de esa raza.

El béisbol era el deporte favorito de los estadounidenses en los años 50, pero ha sido sobrepasado por el baloncesto y el fútbol americano, además de tener estrellas en disciplinas de élite como el golf (Tiger Woods) y el tenis (las hermanas Venus y Serena Williams, así como James Blake), todos negros o mestizos.

En homenaje a Robinson, las Grandes Ligas retiraron el número 42 de todos los clubes en una ceremonia hace diez años en Nueva York, y únicamente continuaba vistiéndolo el lanzador relevista de los Yankees, Mariano Rivera.

El domingo último, en la incipiente temporada 2007-2008, tres equipos salieron al terreno vistiendo íntegramente el número 42: los Dodgers (que ahora son de Los Ángeles), los Cardenales de San Luis y los Piratas de Pittsburg. Además, uno o dos jugadores de cada uno de los 27 equipos restantes usaron igualmente ese dígito.

Sin embargo, el fantasma de la discriminación racial aún se pasea por los estadios. ¿Hasta cuándo? ¡Quién sabe!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.