Gritos

Autor:

Raiko Martín

LONDRES.— Todas las noches, desde que estoy en esta ciudad, exprimo mi cada vez más agotado cerebro para llenar este espacio. Es como un ejercicio de autodisciplina que, para ser sincero, muy pocas veces logro terminar.

Sabía de antemano cuán difícil sería. El agitado ritmo de unos Juegos Olímpicos, el ensordecedor ruido a ellos emparejado, hacen más complicada la tarea.

Así, la sala de prensa del amplio complejo expositivo ExCeL se ha convertido en mi refugio, en el cubículo de parto para la mayoría de estas entregas. Y es allí también, cuando casi todos los colegas del mundo se han marchado, que contradictoriamente comienzo a extrañar los gritos de estos Juegos.

Aquí nadie es capaz de enumerar la variedad idiomática en las expresiones de euforia que he escuchado durante las dos últimas semanas. Sin embargo, hay una que —entonada por las mayorías a garganta limpia— va camino a convertirse en un clásico.

«Tim yi bí… tim yi bí»… Así suena el alarido ensordecedor que baja desde las gradas. Es como un grito de guerra que ha arropado la ya histórica faena de la delegación anfitriona, anclada en el tercer lugar del medallero.

Pero, ¿de dónde viene esta contagiosa exclamación? Pues no es más que la castellanización fonética de Team GB, un «invento» patentado hace un tiempo por la Asociación Olímpica Británica (BOA), y convertido luego en una marca comercial a la que el ingenio de la famosa diseñadora Stella McCartney le ha dado el mejor de los espaldarazos.

Como término, el asunto es muy complejo. Las siglas GB —o sea, Gran Bretaña— se refieren a un concepto geográfico, de por sí incapaz de aunar completamente tantos sentimientos deportivos y políticos que conviven por estas tierras.

Sin embargo, se nota que con el paso de los días los británicos han pasado de la duda a la comunión. Según la encuesta de una agencia local, el 85 por ciento de los que se declaraban escépticos, se dicen ahora seducidos por el Team GB. Además, un 88 por ciento de los habitantes de Reino Unido han visto alguna transmisión olímpica y el 78 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 25 años —antes los más escépticos— aseguran que el Team GB ha disparado su sentimiento de orgullo nacional.

Entonces, se cae de la mata por qué me cuesta tanto imponer mi grito de Cuba, Cuba…

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.