Por un socialismo próspero y sostenible, ¿solo en la economía?

Autor:

Dr. Miguel Limia David*

1.— ¿Cuáles son las finalidades del desarrollo económico de nuestro país en la actualidad? Veamos algunas.

a) cambio de la estructura de la economía, es decir, modificación de la situación cualitativa del balance sector externo-sector interno (importación, exportación), de la relación consumo-acumulación, de la matriz energética, de la pauta del uso del agua y del suelo, de la composición ramal-sectorial y territorial, entre otros.

¿Puede esto lograrse sin premisas y consecuencias sociales, demográficas, generacionales, culturales, educacionales, científico-tecnológicas, ideológicas, políticas, jurídicas?

b) lograr una inserción competitiva y favorable en la economía internacional, en las cadenas globales de acumulación.

¿Puede esto realizarse sin premisas y consecuencias humanas, de calificación de la fuerza de trabajo empleada y de los directivos, de ciencia, tecnología e innovación? ¿Sin empleo del conocimiento y las redes sociales?

c) alcanzar la sostenibilidad alimentaria y energética, adaptarnos al cambio climático al tiempo que mitigamos sus causas antrópicas.

¿Puede llevarse a cabo sin premisas y consecuencias sociales, culturales, científicas y políticas?

2.— ¿El desarrollo económico es una finalidad en sí mismo, o resulta un medio para el desarrollo humano, para el despliegue de la libertad?

La respuesta a esta pregunta obliga a recordar al economista indio Amartya Sen.

3.— El desarrollo económico en Cuba está vinculado orgánicamente a la consolidación, ampliación y sostenibilidad de los derechos cívico-políticos, económicos, sociales y culturales, individuales y colectivos de las ciudadanas y los ciudadanos. La sociedad y el Estado cubanos se orientan a construir un nuevo modo de garantizarlos, proveerlos, ejercerlos y reivindicarlos.

4.— El proceso de actualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista implica un perfeccionamiento de la administración pública mediante los pertinentes procesos de descentralización y desconcentración del manejo de los recursos. Está enlazado a la simplificación de los trámites, a la transparencia y control público de la gestión, a la disminución de los costos de estos procesos, al aumento de la eficiencia, la eficacia y la delimitación precisa de las prerrogativas y discrecionalidad administrativas.

5.— El país está enrumbado a la consolidación de la institucionalidad moral y jurídica.

6.— Por tanto, este proceso condiciona la necesidad de establecer y consolidar al trabajo como valor principal que estructura la sociedad, las jerarquías del mérito, como base de la realización de los proyectos de vida personales, familiares y colectivos en general.

¿Es ese proceso únicamente económico, o tiene otras implicaciones y fundamentos? ¿Acaso no condicionará y ya condiciona toda nuestra vida espiritual, moralidad, la universalidad de los procesos simbólicos que configuran las identidades colectivas?

7.— La ubicación del trabajo como base del modo de vida trae consigo la diferenciación social en torno a esta capacidad siempre diferenciada de generar riquezas. La diversificación de las formas de propiedad y de gestión no solo son un vehículo para impulsar el desarrollo económico y social, sino también una fuente de diferenciación social.

¿Cómo evitar entonces desigualdades extremas y vulnerabilidades emergidas de estas fuentes? ¿Esto es solo un tema económico?

8.— De ahí se deriva la necesidad de perfeccionar las políticas públicas sociales: de establecer la combinación adecuada de las políticas sociales verticales y las horizontales, focalizadas y territorializadas. Es decir, de implementar la focalización de los riesgos sociales que emergen del cambio estructural, a la vez que se consolida, amplía y perfecciona la satisfacción de necesidades básicas de toda la población de manera sostenible. De este modo, se garantiza un sustrato social cada vez más sólido para la igualdad de condiciones y oportunidades.

9.— Las políticas públicas focalizadas han de hacer frente a la marginalización y a la automarginalización. La fuente de su capacidad para hacerlo estará en la economía. Por eso, ¿es concebible el desarrollo social ulterior sin desarrollo económico?

10.— Volvemos al punto de origen. La sostenibilidad y la prosperidad en la construcción del socialismo solo son alcanzables como resultado del desarrollo integral de la sociedad, de todas sus esferas y tipos de actividad, porque su finalidad última es la dignificación de la persona humana, la creación de condiciones materiales y espirituales para el desarrollo de todos como premisa del enriquecimiento, el crecimiento y desenajenación de la libre individualidad.

11.— El debate y las preguntas formuladas obligan a prestar atención a los siguientes asuntos que se derivan de la temática discutida:

a) los valores solidarios que han de presidir las nuevas formas de propiedad y gestión en el marco de estrategias de desarrollo territoriales democráticamente definidas, es decir, construidas de forma participativa.

b) la noción de responsabilidad social y medioambiental que han de practicar las empresas de todo el pueblo —clave del proceso de construcción socialista—, y todos los emprendimientos económicos que se configuren en el país.

c) el civismo ecológico como nueva dimensión de la ciudadanía política emprendedora y propositiva a poner en práctica.

d) la actitud estéticamente constructiva frente al entorno social, medioambiental y organizacional, desde jerarquías estéticas y axiológicas en general propias, que se extiendan a la producción y al consumo culturales.

e) el cambio, que ha de ser irreversible, de la relación de las ciencias sociales y humanísticas con la toma de decisiones.

f) un llamado a la juventud a no rendirse, a no cejar en el empuje revolucionario, a seguir calificándose, sobre todo en el terreno de la economía y la administración pública.

*Politólogo y filósofo

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.