Vivir envuelto en humo: ¿Una elección ya meditada?

Autor:

Julio César Hernández Perera

Recientemente atrapó mi atención una joven que cruzaba una calle céntrica de La Habana. Ella llevaba de la mano derecha a una pequeña niña con uniforme escolar y sin pañoleta; seguramente era una alumna de prescolar.

El episodio hubiera pasado como intrascendente si yo no hubiese visto entre los dedos de su mano izquierda la existencia de un cigarro encendido que ella avivó con una profunda bocanada.

Mucho podríamos meditar acerca de si aquella mujer era consciente del tormento que le provocaba a la pequeña. Incontables veces se ha hablado del daño que causa el tabaquismo; sin embargo, las últimas estadísticas nacionales relativas al hábito de fumar muestran dimensiones preocupantes, lo que nos demuestra que aún falta mucho por hacer en la lucha contra ese azote.

En una investigación publicada en el presente año por la doctora Nery Suárez Lugo en la Revista cubana de salud pública, se analizó el comportamiento del consumo de cigarrillos en Cuba durante el año 2013, en relación con el año 2012: el consumo per cápita (por cada cubano de 15 años o más) creció en un 4,8 por ciento, lo que representa que cada persona comprendida en esas edades fumó un promedio de casi cuatro cigarrillos diarios.

Esta señal puede tomarse como preámbulo de un análisis más profundo. Según datos recogidos en la Tercera encuesta de factores de riesgo —estudio que abarcó a más de nueve millones de cubanos—, una de cada cuatro personas de 15 años o de más edad fuma, y más de la mitad de esta población está expuesta al humo del tabaco en sus hogares, centros de trabajos y lugares públicos.

Se ha distinguido, además, que cerca del dos por ciento de los adolescentes de 13 a 15 años fuman, un grupo que al adquirir esta adicción difícilmente la abandonará en el futuro.

En Cuba, tres de cada diez hombres fuman. Las mujeres, por su parte, muestran un inquietante crecimiento: dos de cada diez.

Este último grupo tiene una mayor trascendencia cuando se ha demostrado que el hábito puede tener impactos negativos en su descendencia: el tabaquismo en las mujeres es un factor de riesgo bien conocido para que los niños que se formen dentro del claustro materno (durante el embarazo) no alcancen su potencial intrínseco de crecimiento. Esta alteración se conoce como restricción del crecimiento intrauterino, la variante más peligrosa del bajo peso al nacer.

Los niños que nacen marcados por los daños derivados del cigarro sufren complicaciones como la prematuridad, mayores posibilidades de mortalidad infantil y perinatal, hipertensión arterial en la adultez, entre otras disímiles dolencias.

¿Y qué sucede cuando el vicio del cigarro se expande mucho más allá de una generación? Una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Bristol, Reino Unido, llevó a la presentación de un artículo, este año, en la revista norteamericana American Journal of Human Biology, cuyo contenido es el análisis, en una extensa población, del impacto del tabaquismo en el desarrollo físico de los niños cuando las abuelas y las madres fuman.

Según estos estudios, las nietas e hijas de abuelas y madres adictas al cigarro tienen estatura y peso menores que aquellas descendientes de abuelas no fumadoras. Esto hace asumir que con el tiempo se crea un daño genético muy negativo que puede complicar el futuro.

A lo mejor aquella mujer que cruzaba la calle capitalina y llevaba de la mano a una niña puede leer estas líneas. Tengamos esperanza de que ella recapacite y renuncie oportunamente a su mal hábito.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.