Microsoft ya no es Windows - Informática

Microsoft ya no es Windows

La empresa que durante décadas ha dado vida al sistema operativo más empleado en los ordenadores de escritorio lo ha relegado a un segundo plano

Autor:

Yurisander Guevara

WINDOWS, el sistema operativo que convirtió a una pequeña empresa en un conglomerado global, y a un hombre, Bill Gates, en uno de los seres humanos más adinerados del planeta, ya no es importante para Microsoft. O al menos eso es lo que ha demostrado en el transcurso de este año.

El pasado marzo Satya Nadella, director ejecutivo de Microsoft, hizo saber a sus empleados a través de un correo electrónico sobre profundas transformaciones organizacionales que desembocaron en una sorprendente medida: la casi desaparición de la división Windows.

Los ingenieros de Windows fueron reubicados en las divisiones de Azure (plataforma y servicios informáticos en la nube) y Microsoft 365, esta última compuesta por la sumatoria de Office 365, Windows 10 y los servicios de movilidad empresarial y seguridad.

Con este paso, Nadella puso en práctica el viejo adagio que reza: «Si no puedes con tus enemigos únete a ellos», una visión que comenzó a implementar desde que tomó las riendas de Microsoft en 2014.

El bombero de Microsoft

Los estilos de dirección en cualquier empresa reflejan la filosofía de quien dirige. En el caso de Microsoft, ha transitado en el último quinquenio de una visión centrada en Windows a convertirse en la empresa de la nube y la inteligencia artificial.

Hace cinco años los de Redmond, Washington, Estados Unidos, apostaban porque su sistema operativo Windows 8 fuera el siguiente paso en la evolución tecnológica, al diseñar un software apto para ordenadores de escritorio o móviles.

Dicha visión fue promovida por Steve Ballmer, por entonces director ejecutivo de Microsoft —hoy dueño del equipo   profesional de baloncesto Los Angeles Clippers—, pero no cuajó porque competía contra dos ecosistemas bien plantados: Android e iOS. Así, la empresa entró en una crisis profundizada, además, por el declive en las ventas de los ordenadores.

Fue entonces cuando llegó Satya Nadella, como bombero al rescate. Este ingeniero de origen indio salvó a Microsoft con Windows 10, presentado en julio de 2015, un sistema operativo que presentó bajo un novedoso concepto: rolling release, el cual implica que en vez de lanzar un nuevo Windows cada cierto tiempo, se mejore el que se tiene con actualizaciones y la participación de desarrolladores que no son de la empresa.

La solidez del nuevo sistema operativo hizo que hoy Windows 10 sea el segundo sistema más usado en ordenadores de escritorio, con 700 millones de     usuarios, según datos brindados por Microsoft hace unos días en su conferencia anual de desarrolladores. El ritmo de crecimiento sostenido indica que para noviembre de 2019 la cifra aumentaría a mil millones de usuarios.

Con dicho éxito, ¿cómo se explica entonces que Windows pase a un segundo plano?

Al infinito, y más allá

La visión de Satya Nadella parece estar puesta en un futuro que no mira al pasado. Si durante los últimos 40 años Windows fue el pilar que sostuvo a Microsoft, hoy pareciera no importarle mucho a la empresa.

De hecho, los movimientos estratégicos de este conglomerado se han enfocado en llevar sus productos a cuanta plataforma sea posible, para así pasar de un sistema concentrado (Windows), a una presencia multimodal. Solo basta apreciar que aplicaciones «microsoftianas», como Office, están disponibles para sistemas basados en Android o iOS.

A ello se une una apuesta total por la inteligencia artificial y la nube.

Durante su conferencia anual para desarrolladores, celebrada el pasado 7 de mayo, Microsoft centró su enfoque en la inteligencia artificial desde el punto de vista de la accesibilidad y en soluciones que faciliten la vida de personas con ciertas discapacidades.

Ese es el caso de Seeing AI, un sistema que permite que la cámara del móvil «describa» lo que esta ve a personas ciegas o con dificultades visuales severas, o Helpicto, un software orientado a personas con autismo.

«El sistema Alt Text de Microsoft Office es otro de esos desarrollos en los que la inteligencia artificial se centra en la accesibilidad. La idea es la de facilitar la inclusión de textos alternativos en nuestros documentos para describir las imágenes y gráficos que incluimos en ellos», describe la web especializada Xataka.

Estos desarrollos podrían sumarse pronto a otros muchos a partir de un programa creado por Microsoft que concederá 25 millones de dólares durante los próximos cinco años a esfuerzos para mejorar la vida de las personas con discapacidad.

Windows April

A pesar de todo, las mejoras para el sistema operativo de escritorio seguirán llegando. Así sucedió el 30 de abril último, día en que la empresa lanzó Windows April Update, aunque Microsoft casi ni ha publicitado el asunto.

Entre los cambios más notables está Windows Timeline, una línea de tiempo incrustada en el ícono de la vista de tareas que muestra todos los documentos, aplicaciones y webs visitadas en los últimos 30 días para un rápido acceso. Incluso si el usuario tiene conectados varios equipos con su cuenta de Microsoft, podrá acceder en todos a las bondades de Timeline.

También Windows introdujo un «asistente de concentración», herramienta que permite desactivar todas las notificaciones o personalizar las que el usuario quiera recibir.

El navegador Microsoft Edge recibió igualmente mejoras, siendo una de las más notables el permitir leer textos en voz alta y la inclusión de herramientas gramaticales para su comprensión.

La configuración del sistema recibió asimismo una actualización. El usuario puede ahora compartir de forma rápida y segura archivos con otros equipos cercanos a partir del uso de Bluetooth o wifi, un principio de funcionamiento similar al AirDrop de macOS.

Por fin, Windows 10 tiene un menú unificado de configuración de sonido en sus opciones. En este es posible elegir de forma sencilla los dispositivos de entrada y salida de sonido, comprobando en el mismo sitio su volumen y con opciones de solución de problemas, entre otras alternativas.

Microsoft también simplificó el menú para elegir las aplicaciones que arrancan de forma predeterminada con el sistema e incluyó la opción de gestionar las tipografías presentes en el ordenador.

Estos y otros cambios confirman el concepto rolling release de Microsoft para Windows 10, aunque la poca atención que prestó la empresa a la última actualización, y la pasión demostrada en la conferencia de desarrolladores por la inteligencia artificial y los servicios en la nube, también ratifican la disminuida   importancia de su sistema operativo      insignia.

Solo el futuro develará lo que ocurra con Windows, aunque también hay que ser escépticos con las pasiones de Microsoft. A fin de cuentas, en la conferencia de desarrolladores de 2017 el tema central fue la realidad aumentada, algo que casi no se mencionó esta vez. ¿Tendrá una nueva pasión la compañía dentro de un año? Ya veremos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.