La rebelión de los microbios

El uso racional de antimicrobianos beneficia la salud del paciente, reduce costos y redunda en mayor eficacia del tratamiento. La prevención es la mejor forma de enfrentarse a un proceso infeccioso, aseguran expertos

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— El uso inadecuado de antimicrobianos (medicamentos para combatir hongos, parásitos, virus y bacterias), malas prácticas de higiene y poco control sanitario y epidemiológico son algunas de las causas que hacen a los microbios resistentes al tratamiento y crean la necesidad de generar nuevas curas, más caras y complejas.

Lo anterior trascendió durante el V Taller de Resistencia Bacteriana, primer encuentro multidisciplinario de su tipo que se realiza en el país, desarrollado recientemente en la Isla de la Juventud y que contó con la participación de expertos e investigadores de diversos centros hospitalarios y de investigación cubanos bajo el lema Si no actuamos hoy, no habrá cura mañana.

«No por gusto la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedica este año a socializar las mejores experiencias para buscar soluciones científicas en el enfrentamiento a la resistencia de esas cepas a los tratamientos con fármacos; estos microbios mutan y hacen que los medicamentos utilizados para curar dejen de ser eficientes», comentó el doctor Moisés Morejón García, presidente de la Alianza para el Uso Prudente de Antibióticos en Cuba.

Aludió al panorama infeccioso mundial, en el que la aparición de patógenos resistentes a los tratamientos debido al mal uso de los fármacos durante los últimos 70 años, ha permitido que la lista de microbios multirresistentes a la medicación continúe creciendo. «Según la OMS, cada año surgen 440 000 nuevos casos de tuberculosis resistente, que cobran 150 000 vidas humanas», apuntó.

Fidel Espinosa Rivera, Doctor en Microbiología del hospital Hermanos Ameijeiras, de la capital, informó que cuando logran soportar el ataque de los medicamentos a los que alguna vez fueron sensibles, quedan inmunes al antibiótico.

«La inmunidad se produce por mutación o por la adquisición de un gen resistente, que hace que los tratamientos convencionales dejen de ser efectivos, las infecciones se mantengan y estos microbios resistentes se diseminen entre la población», acotó.

Refirió que la multirresistencia microbiana clasifica hoy como un fenómeno mundial que se puede resolver con soluciones locales. «La prevención, el adecuado uso de los antibióticos y un control exhaustivo de las medidas higiénico-sanitarias son fundamentales», dijo.

Los especialistas coincidieron en señalar que la poca capacitación del personal asistencial, prolongada hospitalización y la carencia de equipos efectivos de diagnóstico en los hospitales también influye en la utilidad de las alternativas terapéuticas frente al problema, además de que resulta necesario mantener un sistema de educación a la población para que no abuse del consumo de antibióticos.

Riesgo de las mascotas

Delfín Álvarez Almanza, microbiólogo del Municipio Especial, subrayó que el panorama en la veterinaria del territorio no difiere del mundial. «Las personas utilizan antibióticos en los animales que conviven con el hombre y esa práctica repercute negativamente en los tratamientos», explicó.

Comentó que el uso de medicamentos de manera irresponsable en las mascotas atenta contra la calidad de la atención médica. Más de la mitad de los patógenos que causan daño al hombre tienen origen animal y se transmiten por zoonosis.

«De esta manera —explicó— una vez que se inocule al animal, este se cura, pero saca el microbio de su cuerpo en forma de heces u otra variante; al manipular las deposiciones y no seguir rigurosamente las medidas de higiene adecuadas, se pueden contaminar los alimentos y quedar infectados.

«Esto provoca prolongados ingresos hospitalarios a causa de infecciones por microorganismos resistentes, las cuales pueden causar la muerte del paciente, transmitirse a otras personas y generar grandes costos, tanto para el sistema como para la familia», señaló.

Álvarez Almanza alertó que los criadores de animales son los más vulnerables a contraer infecciones por transmisión zoonótica, al tiempo que sugirió aunar esfuerzos con los veterinarios en aras de aplicar el protocolo de los medicamentos que cada caso requiera.

Sitios especializados en Internet revelan que de los 53 millones de fallecidos anualmente en la actualidad, 16 millones perecen a causa de enfermedades infecciosas, por lo que se considera una de las principales causas de muerte en el planeta.

Morejón García recordó que el 90 por ciento de las muertes en el mundo responden a cinco enfermedades: VIH/sida, diarreicas, paludismo, sarampión e infecciones respiratorias agudas. «Cuba posee estadísticas del Primer Mundo y la bronconeumonía es la única enfermedad infecciosa que figura entre las diez principales causas de muerte en el país». Aludió en ese sentido a la importancia de la higiene y la imperiosa necesidad de extremarla en hospitales y en las comunidades; «algo tan simple como lavarse las manos con sistematicidad pudiera minimizar riesgos de contagio».

El Doctor Espinosa Rivera manifestó que la higiene es un problema que enfrenta hoy el sistema de salud cubano y aseguró que más del 50 por ciento de las infecciones hospitalarias son prevenibles.

Prevencion y Disciplina

René Zamora Machín, intensivista del hospital Hermanos Ameijeiras, comentó que «es imprescindible establecer la cultura de la experiencia y la divulgación, velar por el cumplimiento de las prácticas médicas y usar adecuadamente los antibióticos, porque nos quedamos sin alternativas, ya que a muchos de estos medicamentos, hasta ayer estratégicos en el tratamiento a las diferentes infecciones, los microbios ofrecen hoy hasta un 98 por ciento de resistencia», comentó.

De igual modo, el doctor Jorge Vázquez, intensivista del hospital Héroes de Baire, del territorio pinero, mostró preocupación al sentir que se enfrentan a una guerra sin armas «y estos microbios sin tratamiento adecuado cuestan vidas humanas», expresó.

La comunidad científica cubana se preocupa por el incremento de la multirresistencia antimicrobiana de las cepas causantes de enfermedades infecciosas en los seres humanos, realidad que desde la casa se puede contener, al aplicar con rigurosidad las normas higiénico-sanitarias establecidas, para así detener la rebelión de los microbios.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.