En Cuba elevados indicadores de salud infantil

El desarrollo alcanzado por el sistema sanitario cubano ha permitido que el país ostente hoy la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia, 4,5 por cada mil nacidos vivos

Autor:

Juventud Rebelde

Cuando aún faltan varios meses para que concluya 2012, se espera que el país mantenga cifras similares a las alcanzadas en los últimos años en indicadores materno-infantiles de salud como la tasas de mortalidad tanto de madres como de infantes.

En opinión del doctor Roberto González, viceministro de salud, el desarrollo alcanzado por el sistema sanitario cubano ha permitido que el país ostente hoy la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia, 4,5 por cada mil nacidos vivos. También la mortalidad materna en la actualidad es la menor, con 23 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos, refiere el experto en un reporte publicado este miércoles por Prensa Latina.

En conversación con esta agencia de prensa  Berta Lidia Castro Pacheco, jefa del Grupo Nacional de Pediatría del Ministerio de Salud Pública, explicó que la voluntad y decisión política del gobierno, un sistema sanitario, accesible y gratuito para todos, el programa de vacunación, imperante -que protege contra 13 enfermedades y ha permitido erradicar otras nueve-, contribuyen con esos resultados.

Un estudio realizado a solicitud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las experiencias de Cuba en el área materno-infantil, desde 1959, detalla cómo a pesar de las condiciones económicas por las que atravesó la nación, el bloqueo de Estados Unidos a lo largo de más de 50 años, las afectaciones de ciclones tropicales y daños derivados de epidemias, se logró reducir la mortalidad infantil de 35,9 en 1960, hasta 5,3 en 2006, y a 4,9 por cada mil nacidos vivos en 2011, agrega la especialista.

Un momento favorable y de consolidación para el programa de atención materno-infantil lo constituyó la creación de centros como el de Genética médica, Inmunoensayo, Ingeniería Genética y Biotecnología, en la década de los 80, los que tuvieron y tienen a su cargo la creación de medicamentos y vacunas y el diagnóstico de afecciones congénitas, manifestó.

Acotó que en esa época se inicia el programa de pesquisa neonatal, con la dosificación de alfafetoproteína, diagnóstico de fenilcetonuria, anemia falciforme e hipotiroidismo congénito.

La funcionaria de Ministerio de Salud señaló, no obstante, que son muchos los retos a superar todavía. Entre ellos mencionó la mejora de la supervivencia y calidad de vida en el niño al nacer, perfeccionamiento de la vigilancia nutricional de la población infantil, entre otros, que permitirán lograr una favorable evolución de los indicadores de salud en Cuba, manifestó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.