Nuevos restos de Homo erectus podrían revolucionar teoría evolutiva

Seis cráneos de unos 2 millones de años de antigüedad fueron hallados en la excavación de Dmanisi, en la república de Georgia

Autor:

Juventud Rebelde

El descubrimiento de seis cráneos de unos 2 millones de años de antigüedad podría aportar elementos revolucionadores a la historia de la evolución histórica temprana.

Un artículo publicado en la revista Science refiere que se trata de los cráneos de un anciano, una mujer joven, un joven de sexo no identificado y tres hombres adultos. Según el equipo de paleontólogos autor del informe, parece que murieron con una diferencia de unos centenares de años entre uno y otro.

Seis cráneos de Homo erectus, de unos 2 millones de años de antigüedad pueden dar un vuelco a la historia de la evolución humana temprana.

Los seis individuos, hallados en la excavación de Dmanisi, en la república de Georgia,  son formas tempranas de Homo erectus, un ancestro humano que vivió a principios del Pleistoceno (entre 2,59 millones de años y 10 000 años a. C.), cuando nuestros antepasados salieron de África por primera vez.

Los Homo erectus fueron los primeros que tuvieron las mismas proporciones que los humanos modernos. Se cree que podrían también haber sido los primeros en conocer el fuego y cocinar.

Uno de los tres cráneos fósiles de varones adultos, el último encontrado, representa uno de los hallazgos más importantes en la historia hasta la fecha, según expertos. Es el único cráneo intacto que se ha encontrado de un Homo erectus. Tiene rostro alargado y dientes grandes y gruesos, pero al mismo tiempo el menor neurocráneo de los seis individuos, de menos de 550 centímetros cúbicos.

Según sostienen los paleontólogos, el descubrimiento y el análisis comparativo de los restos de los seis individuos podrán servir de punto de referencia para una reconsideración de la historia de la civilización humana.

Por una parte, prueban que el Homo erectus migró y llegó a Asia muy poco después de surgir en África. Por otra parte, lo más probable es que modifiquen el árbol genealógico de la humanidad.

Durante décadas de excavaciones aisladas en África, los investigadores identificaron media docena de subespecies de Homo erectus.

Ahora muchas de ellas, si no todas, podrían desaparecer de las enciclopedias: al comparar las diferentes subespecies detectadas en África con los restos descubiertos en Dmanisi, el equipo internacional que trabajó en el lugar concluyó que la variación entre ellas no supera la observada en Dmanisi.

En otras palabras, los ancestros humanos del mismo periodo hallados en África podrían ser más bien variantes estándar de Homo erectus y no subespecies diferentes.

Sin embargo, la comunidad científica por el momento no se ve muy convencida. «Necesitamos esqueletos, un material más completo, para poder verlos de pies a cabeza» y llegar a la conclusión de que no hay subespecies, insistió Lee Berger, de la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica), al diario británico The Daily Mail.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.