Jonathan se toma su tiempo

Con más de 182 años, una tortuga de Santa Elena fue nombrada el animal más longevo del mundo por el libro de Récords Guinness

Autor:

Patricia Cáceres

Jonathan deambula por los alrededores de la casa del gobernador de los Territorios Británicos de Ultramar en el Atlántico Sur, Mark Capes, en la isla de Santa Elena.

Puede pasar horas recostado en el césped, y cuando camina lo hace con sutileza, como si quisiera pasar inadvertido ante la brisa que llega del mar, ante el tiempo que llega desde el pasado.

No puede ver ni oler. Los años le han robado esas facultades. Pero sí oír. Por lo que aún reacciona ante la presencia de sus semejantes Myrtle, Fredrika, David y Emma.

Ha estado allí por mucho tiempo, por lo que «debe ser tratado con el respeto, la atención y el cuidado que merece», según el Gobernador.

Antes de Mark Capes, decenas de hombres gobernaron la isla. Y de ellos, los últimos 39 lo conocieron.

La tortuga Jonathan tiene actualmente más de 182 años, y el pasado 14 de marzo fue nombrada  el animal más longevo del mundo por el libro de Récords Guinness. Esta es su historia.

Una tortuga con suerte

Santa Elena descansa solitaria en medio del Atlántico, a unos 2 800 kilómetros de Angola, África. Su población se compone de una mezcla de africanos, americanos, europeos y chinos.

Conocida por ser el lugar donde Napoleón Bonaparte vivió sus últimos días, la isla surgió como resultado de la acción volcánica, cientos de miles de años atrás.

Pero su pasado ha sido forjado por algo más que lava ardiente y cenizas. Durante siglos sus playas han supuesto un oasis de tierra en el desértico océano para los barcos que cruzaban el Atlántico.

Las naves solían llevar animales vivos para asegurar la alimentación durante el trayecto. Cientos de miles de tortugas fueron consumidas de esta manera, por poseer una carne rica y fácil de preparar.

Jonathan llegó a Santa Elena en uno de esos barcos, allá por 1880. Había sido salvado de su destino por Hudson Janisch, en aquel momento el gobernador de la isla, quien la acogió como su mascota exótica.

En una fotografía de 1882 se ve al animal en su edad adulta, por lo que se estima que por esa fecha su edad rondaba el medio siglo, o más. Por ese motivo solo se estima la edad mínima, que es de 182 años.

Jonathan pertenece a una especie muy rara, conocida como gigante Seychelles, oriunda de las islas Seychelles, en el océano Índico. Al existir unos pocos especímenes en cautiverio, la especie corre grave peligro de extinguirse.

Así es Jonathan

La periodista de la BBC Sally Kettle visitó al legendario espécimen para observar cómo se mantenía a sus 182 años. «El cuerpo de Jonathan luce regordete y su piel se siente flexible. Le encanta que le acaricien el cuello, y además eructa», expresó.

Sally comentó que su encuentro con la longeva tortuga no pudo ser más sorpresivo. «Cuando mi guía golpeó una olla de metal, los montículos se levantaron y trotaron rápido hacia nosotros. Así me encontré con Jonathan, Myrtle y Fredrika, tres de las cinco tortugas gigantes de Santa Elena. Sus amigos más tímidos, David y Emma, permanecieron escondidos en la maleza», reveló.

Joe Hollis, el único veterinario en la isla, le explicó a la periodista que Jonathan afronta dificultades al momento de alimentarse. «Está virtualmente ciego debido a cataratas y no tiene sentido del olfato, pero su audición es buena», comentó Joe.

El veterinario dijo que al no poder encontrar la vegetación más adecuada, el pico de Jonathan comenzó a  tornarse suave y menos afilado, pero con un nuevo plan de alimentación, bajo otro régimen de comidas, con frutas y vegetales frescos, su pico se ha vuelto un arma mortal.

«Él machaca su comida —bananas, coles y zanahorias— con ferocidad», advierte la periodista de la BBC, quien cuenta además que el veterinario casi pierde el extremo de su pulgar alimentando al animal.

«No tuvo intención de morderme; es que a veces le cuesta ubicar su comida», expresó el veterinario.

Operación ir lento

Según Sally Kettle, los pobladores de Santa Elena ya tienen un plan para cuando ocurra lo inevitable.

Bajo el nombre de Operación ir lento, el caparazón de Jonathan será preservado y exhibido, y una estatua de bronce será levantada en su memoria.

Así —afirma la periodista—, cuando Jonathan se vaya, será recordado por amigos y admiradores tanto de Santa Elena como de otras partes del mundo.

Pero una tortuga gigante puede vivir hasta 250 años, por lo que Jonathan todavía se toma su tiempo.

¿Por qué son longevas las tortugas?

La duración de la vida de los animales depende generalmente de su fisiología. La tortuga, a pesar de ser un animal lento, está dotada para sobrevivir por mucho tiempo.

Solo corre un gran peligro de mortalidad durante los primeros cinco años de vida, luego, el tamaño de su caparazón y su aparente inmovilidad la mantiene protegida.

Las tortugas poseen además un metabolismo muy lento, por lo que pueden tolerar largos períodos de sequía.

Aunque la mayoría vive una media de 70 años, la más longeva reportada hasta hoy murió en 2006, a la edad de 255 años. Su nombre era Adwita y pertenecía a la especie Geochelone gigantea.

Muchos recordarán también al Solitario George, el último ejemplar conocido de la especie Chelonoidis abingdonii, una de las tortugas gigantes de las islas Galápagos. Este murió el 24 de junio de 2012, sin dejar descendencia, y se estima que tenía una edad de entre 93 y 109 años.

Los mas viejos son...

Aguaviva inmortal

La especie de medusa Turritopsis nutricula es el único animal en el mundo que puede vivir para siempre, a menos que sea depredado. Una vez que alcanza la madurez sexual, puede retroceder en su desarrollo y volver a ser un pólipo para una vez más crecer y volver a ser adulta. Así puede permanecer de forma indefinida.

Esponja de la Antártida

La Cinachyra antárctica, conocida como esponja antártica, habita en los fríos mares del Polo Sur. Es la criatura viva más antigua del mundo y llega a perdurar miles de años. Son muy pequeñas y crecen extremadamente lento. Permanecen inmóviles toda su vida, con un nivel de longevidad asombroso.

Almeja de Islandia

Este molusco habita al norte del océano Atlántico. Se cree que puede llegar a vivir 400 años. Los humanos las capturan para comerlas y han calculado su edad por los anillos que recorren su concha, la cual mide entre 7 y 12,5 centímetros.

Tortuga de Galápagos

Las llamadas tortugas de Galápagos o de Darwin  llegan a vivir 250 años, según estimaciones. Pueden alcanzar 1,8 metros y un peso de hasta 400 kilos. Viven en el archipiélago de Galápagos, en Ecuador, y fueron parte clave en el estudio que realizó Darwin para llegar a su teoría de la evolución.

Pez Koi

Similar a una carpa, se dice que puede llegar a vivir más de 200 años. Este colorido pez habita en aguas frías alrededor del mundo, y por su apariencia atractiva vive cautivo en acuarios. Se reproducen de forma rápida y masiva, y cada nueva generación presenta colores diferentes con respecto a sus progenitores.

Tomado de: www.primerahora.com y www.ojocientifico.com

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.