Cuidar hasta la voz

«Las instituciones públicas debían cuidar mucho más esas “voces” que salen a los teléfonos (Sustituirán importación de bastones, José Alejandro Rodríguez; Acuse de Recibo, 16 de junio). Tengo una triste experiencia en tal sentido. Cada vez que alguien me responde de manera festinada y poco cordial, no me queda otra alternativa que pensar que ese es el ambiente que prevalece en ese sitio. No solo hay que cuidar el rostro de una institución, sino hasta su voz». (Frank)

«Si no hay papeles firmados y notarizados, sellados o acuñados, el que necesita resolver un problema legal siempre se va a seguir acordando de Santa Bárbara en cuanto empiece a escuchar los truenos (Acordarse cuando truena, Susana Gomes Bugallo, 19 de junio). La desorganización no debe estar organizada y para lograrlo uno es el primero que tiene que estar organizado en todo lo que implique papeleo de índole legal, pues esos son los que por ley le conceden a la persona el derecho total de lo que está reclamando. Si no se hace así, como bien usted dice en el último párrafo, seguiremos recordando a Santa Bárbara cuando truene». (Modesto Reyes)

«Hay que agregar al artículo (Por qué obras incompletas, Osviel Castro, 16 de junio) la falta de calidad de los trabajos, pues a veces en un corto plazo de tiempo, todo se pone como antes. Es cierto que las limitaciones no permiten tener un buen ritmo constructivo como en la década de los 80, pero habría que analizar a fondo la distribución de los recursos existentes y mantener una lógica y estricta ejecución de obras». (Davo Davo)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.