Credo - La tecla del duende

El Duende

La tecla del duende

Credo

Leonel y María, nuestros amigos del dúo Ad Líbitum, cada vez que cantan encienden dulces recuerdos y quimeras. Esta vez nos trajeron, entre muchos regalos, el poema Credo, del venezolano Aquiles Nazoa.

Creo en Pablo Picasso, Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra;/ creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones,/ que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo,/ pero que cada día resucita en el corazón de los hombres,/ creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable,

creo en el amolador que vive de fabricar estrellas de oro con su rueda maravillosa,/ creo en la cualidad aérea del ser humano,/ configurada en el recuerdo de Isadora Duncan abatiéndose/ como una purísima paloma herida bajo el cielo del mediterráneo;/ creo en las monedas de chocolate que atesoro secretamente/ debajo de la almohada de mi niñez;

creo en la fábula de Orfeo,/ creo en el sortilegio de la música,/ yo que en las horas de mi angustia vi al conjuro de la Pavana de Fauré,/ salir liberada y radiante a la dulce Eurídice/ del infierno de mi alma,

creo en Rainer María Rilke héroe de la lucha del hombre por la belleza,/ que sacrificó su vida por el acto de cortar una rosa para una mujer,/ creo en las flores que brotaron del cadáver adolescente de Ofelia,/ creo en el llanto silencioso de Aquiles frente al mar;

creo en un barco esbelto y distantísimo/ que salió hace un siglo al encuentro de la aurora;/ su capitán Lord Byron, al cinto la espada de los arcángeles,/ junto a sus sienes un resplandor de estrellas,

creo en el perro de Ulises,/ en el gato risueño de Alicia en el país de las maravillas,/ en el loro de Robinson Crusoe,/ creo en los ratoncitos que tiraron del coche de la Cenicienta,/ en el Beralfiro, el caballo de Rolando,/ y en las abejas que laboran en su colmena dentro del corazón de Martín Tinajero,

creo en la amistad como el invento más bello del hombre,/ creo en los poderes creadores del pueblo,/ creo en la poesía y en fin,/ creo en mí mismo, puesto que sé que alguien me ama.

Graffiti

Darlyn: Ni el golpe más fuerte de la vida me provocaría la amnesia que me haga olvidarte... Tu Javi

Pipo: Me basta el alma desnuda para quererte. Greter

Yanmar: Cuando toco tu piel, mis sentidos responden, y algo dentro de mí me repite tu nombre. Janet

Terriblito: No dejes que ninguna espina estropee nuestro camino de rosas. Loquita

Yari: Dondequiera que estés, ven, que mi alma te llama. YL

Dary: Levanta la mirada, que te voy a hacer feliz. Amílkar

Yusel: «Si lloras porque se ha puesto el Sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas».

Yury R.: Quiero junto a ti una vida o una hora, olvidemos que existe mañana. Tu poetisa

Lídice: Extrañarte se ha hecho una función más de mi cuerpo. Joc

Léster: Si quererte es cosa de tontos... entonces siento orgullo de repetir: «tonta, tonta y tonta». Titi

Semilla

El secreto de un matrimonio feliz es perdonarse mutuamente el haberse casado. Sacha Gvitry

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Opinión Gráfica