Acentúa Cuba su revolución educacional

Foto: Roberto Suárez Comprobaciones realizadas demuestran la certeza de las transformaciones en la educación cubana. En Primaria los niños aprenden dos veces más; en Secundaria Básica se ha logrado un sensible incremento en el por ciento de respuestas correctas, y en preuniversitario se aprecia un desarrollo acorde con el tiempo de aplicación de los cambios Transmitirán acto central de inicio del nuevo curso escolar

Autor:

Margarita Barrios

En la revolución educacional iniciada en Cuba hace seis años, al parecer se les está acabando el tiempo a los escépticos, y también a los desesperados.

El titular del ramo Luis Ignacio Gómez así lo siente. Pero llegar hasta este momento ha requerido de no poca serenidad y calma.

«Creo que la vida nos va dando la razón. Sobre todo al Comandante en Jefe Fidel Castro, quien ha concebido e impulsado personalmente estos nuevos programas de la Revolución, que sin dudas han logrado un cambio radical en la educación de nuestros niños y jóvenes», asegura.

Esta etapa ha estado marcada por la reducción del número de estudiantes por aula, la introducción de medios técnicos como la computación, la televisión y el video, así como por una atención más personalizada a cada alumno.

Todo ello con el objetivo de elevar la calidad del proceso docente, que los alumnos aprendan más, y conseguir una formación ética superior de cada niño y joven.

Los nuevos programas de la Revolución se estrenaron en las escuelas primarias, luego se implementó el cambio en la Secundaria Básica, y el pasado curso se inició en la Enseñanza Media Superior. Con el tiempo transcurrido y la experiencia acumulada hasta hoy lunes, día en que comienza el curso escolar 2006-2007, ya se pueden hacer valoraciones y medir científicamente los resultados.

El titular explicó que el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP), institución reconocida internacionalmente e independiente del Ministerio de Educación, ha realizado una evaluación externa al sistema, con especialistas e instrumentos de medición de categoría internacional.

«Estas comprobaciones demuestran que en la Educación Primaria los niños aprenden dos veces más que hace seis años; en la Secundaria Básica, no se llega a esos parámetros, pero se ha logrado un sensible incremento en el por ciento de respuestas correctas, sobre todo en Matemática, mientras en Preuniversitario el desarrollo es discreto, pero solo tenemos un año de aplicación».

El titular aclaró que hay un conjunto de factores que contribuyen decisivamente a que los estudiantes aprendan más. En primer lugar estudian más, cuentan con los medios técnicos y una verdadera doble sesión, argumentó.

—¿Cuál considera el mayor desafío de las transformaciones?

Foto: Roberto Suárez —Lograr la comprensión de los maestros, lo cual es solo posible en un país socialista, donde los profesores y el gobierno no son enemigos. Todos tenemos el mismo objetivo.

«Sin chovinismo, puedo afirmar que contamos con el personal docente mejor del mundo, que ha sido capaz de enfrentar el desafío de estas innovaciones.

«El emergente es joven, le falta práctica, aunque ya en Secundaria Básica tienen tres años de trabajo; pero los profesores de experiencia también han tenido que prepararse, para que su acción educativa e instructiva sea más efectiva.

«Hay que valorar lo que significa para un maestro que se le diga: “ahora tú tienes doble sesión, tienes que impartir todas las asignaturas y además aprender computación”. Y estos cambios no se logran sobre la base de ofrecerles nada material, sino de un compromiso moral. Esa es nuestra principal fortaleza.

«La educación cada día gana en calidad, pero también plantea mayores exigencias a los maestros. Si queremos que los estudiantes aprendan más, eso significa también que el docente tiene que enseñar más.

«Siento una profunda admiración por nuestros profesores, porque han tenido que enfrentar un reto que no ha tenido ningún docente en el mundo, y prepararse en un período de tiempo muy corto. Y especialmente por nuestra juventud, por los estudiantes de los Institutos Superiores Pedagógicos, por los emergentes. Un país no puede hacer Revolución, si no convoca a los jóvenes».

EL CURSO QUE COMIENZA

Entre las mayores prioridades para el curso escolar 2006-2007, se encuentra la consolidación de las transformaciones en la Enseñanza Media Superior, aunque sin descuidar los otros niveles.

En este sentido, el ministro Gómez dijo que en la Enseñanza Técnica Profesional, los cambios se iniciaron por los Politécnicos de Informática, que hoy son 26 en todo el país, y en los cuales se están desarrollando importantes acciones constructivas, de reparación capital.

«En estos centros estudian 38 000 estudiantes, y tenemos un nuevo ingreso de más de 8 000. Estamos intensificando el plan de estudios, porque allí se va a demandar una verdadera consagración de estudiantes y profesores.

«Tendrán un régimen interno, menos en Ciudad de La Habana que serán seminternos, y se dedicarán 12 horas diarias a utilizar de manera eficiente el equipamiento allí colocado».

El titular de Educación significó que se está priorizando la formación de los técnicos en construcción civil y los contadores, porque el país tiene necesidad de fuerza de trabajo calificado en esas especialidades; asimismo destacó la preparación de jóvenes como técnicos agropecuarios e industriales.

Con relación a las transformaciones en los Institutos Preuniversitarios, aseguró que continuarán consolidándose, con el uso de los medios técnicos, 30 alumnos por aula y el Profesor General Integral al frente del grupo, que conduce el aprendizaje y responde por la formación multilateral de los alumnos, conjuntamente con los profesores de las diferentes materias.

«Estamos en mejores condiciones para que los estudiantes aprendan cinco veces más, pues de acuerdo con los programas existentes, ellos solo fijan el 20 por ciento de los conocimientos. Sin los medios que hoy existen no era fácil avanzar, pero hoy es posible.

«Igualmente estamos insistiendo en el protagonismo que deben tener la FEEM y la UJC, para lograr una verdadera acción de autodirección.

«Los estudiantes de pre tienen de 16 a 18 años y un régimen interno, y por lo tanto un alto nivel de convivencia; es imprescindible el aporte de ellos a la organización de la vida interna del centro».

El Ministro destacó que se están haciendo inversiones de mucha importancia. En la provincia de La Habana, se efectuó la reparación capital de 16 centros y se realizan acciones constructivas en el resto. También se dio un impulso grande a los preuniversitarios de Jagüey Grande, en Matanzas, y de Contramaestre, en Santiago de Cuba.

«Estas obras han implicado un gran esfuerzo. No se han podido reparar todos los necesarios, pues es un trabajo muy costoso, que está en el orden de los 300 000 a 500 000 dólares».

EN EL CAMINO DE LA NUEVA UNIVERSIDAD

Los avances en el proceso de universalización y la participación de los estudiantes en tareas de impacto social, en el empeño de modificar la Universidad y llevarla a planos superiores, marcan el momento actual de la Educación Superior en el país.

Los resultados del curso académico anterior, los avances en los procesos sustantivos de la Universidad y la contribución al desarrollo económico y social así lo demuestran.

Las sedes universitarias municipales se consolidan, y para este año se ampliará la superación de postgrado, especialmente para la preparación a tiempo parcial de los profesores de las propias sedes municipales.

Abiertas las puertas de esas instituciones, lo cual permite un amplio acceso a los estudios superiores, paralelamente se ejecuta en este curso el mayor plan de ingreso a la Educación Superior de la historia del país, con un total de 83 826 plazas en el curso regular diurno, para estudiantes que egresaron del preuniversitario.

Esta cifra supera en 30 000 la del año anterior, y garantiza numéricamente una plaza para cada uno de los bachilleres recién graduados. La mayor parte de ellas están ubicadas en las áreas pedagógicas y de la salud, en concordancia con las necesidades del país.

Hace 45 años Cuba se convirtió en el primer territorio libre de analfabetismo en América. Entonces comenzó una carrera vertiginosa para elevar el nivel educacional de toda la población. Ahora las estadísticas hablan de cobertura total, altos índices de continuidad de estudios, cientos de miles de graduados de la Educación Superior, la mayor parte de los maestros y profesores con títulos universitarios, y enseñanzas Preescolar y Especial sin parangón.

Muchas de las metas que países incluso desarrollados se proponen alcanzar, hoy son agua pasada para los cubanos. Sin embargo, el empeño ahora es elevar la calidad de la educación.

Aunque no todo es perfecto, las evidencias confirman que se transita por el camino correcto, para que todos nuestros niños, adolescentes y jóvenes tengan igualdad de oportunidades, alcancen una cultura general, y cuenten con un maestro capaz de colocarlos a la altura de su tiempo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.