Nadie nos impondrá una sociedad civil artificial

Declaración Final del IV Foro de la Sociedad Civil cubana contra el Bloqueo y el Plan Bush

Autor:

Juventud Rebelde

Nosotros, participantes en el Foro de la Sociedad Civil cubana contra el Bloqueo y el Plan Bush, reunidos a los 30 días del mes de octubre del 2006, en la Ciudad de La Habana; en representación de ONGs, organizaciones de masas y sociales, asociaciones y fundaciones que agrupan al amplio espectro de los diversos sectores de la vida nacional de Cuba; condenamos la política de bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno genocida y fascista de los Estados Unidos contra nuestro país, así como las medidas complementarias de recrudecimiento de las agresiones, adoptadas por el presidente George W. Bush el pasado 10 de julio.

Denunciamos el permanente ataque del gobierno de los Estados Unidos y de la mafia anticubana de Miami contra la Sociedad Civil cubana, y los propósitos de imponernos una Sociedad Civil que es fabricada artificialmente por ellos, y a la que quieren dar vida con sus agentes a sueldo, traidores y serviles mercenarios a los que llaman «disidentes», que en nada representan los verdaderos sentimientos de amor patrio de la inmensa mayoría de nuestro pueblo.

La Sociedad Civil cubana demanda de los gobiernos, organismos internacionales y asociaciones de la Sociedad Civil del mundo que no se subordinen, ni permitan ser manipulados y que denuncien las maniobras estadounidenses dirigidas a politizar sus relaciones con Cuba y subordinarlas a su política de hostilidad y odio contra nuestro pueblo, y a debilitar y desprestigiar el ejemplo de justicia social, democracia y libertad de la Revolución cubana.

Coincidimos en que la principal víctima del Bloqueo y de este Plan Bush es el pueblo cubano, sobre el que recaen las consecuencias de las cuantiosas pérdidas que el Bloqueo ocasiona a la economía del país. Ha quedado ratificado que no hay un solo sector de la sociedad cubana que no sufra los efectos de esa demencial política, afectando sensiblemente a la salud, la educación, la seguridad alimentaria, el deporte, la cultura, el transporte, la vivienda, el medio ambiente; y a los niños, los ancianos y jubilados, las mujeres, los discapacitados y las escuelas especiales, entre otros sectores.

La Sociedad Civil cubana demanda que se respeten los derechos de las familias cubanas a decidir cómo y de qué forma se desarrollan sus vínculos y se establecen sus lazos familiares, y el derecho de nuestro pueblo a mantener y desarrollar relaciones de solidaridad, cooperación y amistad. Ni la Casa Blanca ni la contrarrevolución batistiana y anexionista de Miami pueden decidir quién es familia y quién no lo es, cuándo nos visitamos, ni cómo nos ayudamos.

Reclamamos que se respete el derecho de las organizaciones de la Sociedad Civil cubana a sostener relaciones e intercambios de cooperación con otras de todos los países, sin la hostilidad y la injerencia de los Estados Unidos y sus aliados, y sin las restricciones de visa para el intercambio cultural y académico con el pueblo norteamericano. Estas restricciones expresan el temor de que en Estados Unidos se conozca la verdadera realidad y el ejemplo de Cuba.

Repudiamos las acciones de reforzamiento de la agresión mediática, en especial a través de las mal llamadas Radio y TV Martí y otras, y respaldamos el pleno ejercicio del derecho soberano y la libertad de nuestro país de exigir que se respete su espacio radioelectrónico y las normas internacionales vigentes.

Condenamos la existencia de un presupuesto millonario en los Estados Unidos para promover foros, instituciones, declaraciones y viajes de extranjeros vendidos y plegados a ese gobierno. Indigna ver a ex gobernantes y políticos declarando contra Cuba y promoviendo el odio y la injerencia con la esperanza de recibir su parte de los 80 millones de dólares.

Condenamos enérgicamente la desvergonzada, peligrosa y amenazadora proclamación de la existencia de un Anexo Secreto del Plan Bush, que no lo interpretamos como otra cosa que la continuación e intensificación de la sistemática guerra sucia de agresiones de todo tipo, de las distintas administraciones de los Estados Unidos y sus agentes de la CIA contra Cuba, desde el inicio mismo de la Revolución. Convocamos a la comunidad internacional a demandar firmemente la divulgación del contenido de semejante anexo.

Exigimos al gobierno de Estados Unidos que cese la protección del terrorista Luis Clemente Posada Carriles y otros criminales que se pasean libremente por territorio norteamericano. Es bochornosa e ignominiosa la actitud hipócrita y desvergonzada de un gobierno que protege a Posada y se autotitula paladín de los derechos humanos y del antiterrorismo. Es vergonzante la indiferencia y el silencio cómplices ante tal inmoralidad. Las organizaciones de la Sociedad Civil cubana demandamos el cese y condenamos los actos de terrorismo de Estado que se cometen contra nuestro pueblo.

Reclamamos la inmediata liberación de los cinco verdaderos luchadores antiterroristas cubanos secuestrados en cárceles de máxima seguridad del imperio, víctimas de un amañado juicio en que fueron injustamente condenados, y del odio y la impotencia de los fracasados enemigos de la nación cubana.

Reclamamos al gobierno de los Estados Unidos el levantamiento inmediato e incondicional del bloqueo y el cese de su política agresiva contra nuestro pueblo, violatorios del derecho internacional y de la voluntad de la Asamblea General de las Naciones Unidas, expresada en 14 Resoluciones aprobadas por este órgano desde 1992 y que el pasado año alcanzó la cifra récord de 182 votos de condena a esa política.

Ante el incremento de las agresiones, ratificamos nuestra determinación de continuar apoyando la obra revolucionaria y construir una patria aún más libre, solidaria y justa, preservando las conquistas sociales alcanzadas y defendiendo la unidad del pueblo en torno a Fidel y la Revolución.

¡Hasta la Victoria Siempre!Ciudad de La Habana, Cuba.Lunes 30 de octubre del 2006«Año de la Revolución Energética en Cuba».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.